Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arquitecto James Stirling presenta en Bilbao su proyecto de estación de múltiples usos

El arquitecto británico, James Stirling, uno de los más prestigiosos creadores contemporáneos, presentó el pasado viernes en el Museo de Bellas Artes de Bilbao el proyecto de estación de múltiples usos que ha diseñado con Michael Wilford. El proyecto aúna en un conjunto urbano terminales de autobuses locales y de larga distancia, trenes de cercanías y las actuales instalaciones de Renfe, junto con un centro comercial, un auditorio y una gran plaza reservada para los peatones.

Al acto de presentación asistieron los dos principales impulsores de la idea, los peneuvistas José, María Makua, diputado general de Vizcaya, y José Luis Robles, alcalde de Bilbao. Los dos abandonarán sus cargos en los próximos días. La sustitución de ambos, aunque les sucedan personas de su mismo partido, abre un interrogante sobre la realización de esta obra, ambiciosa y muy compleja.La nueva estación se ubicará en el terreno que ocupan ahora las instalaciones de Renfe en el centro de Bilbao, y centralizará las 19 terminales de autobuses que existen en la capital, los servicios de transporte interurbano el ferrocarril de vía estrecha de Santander y todas las conexiones de Renfe.

El conjunto se articula, según el proyecto de Stirling, que fue explicado sobre una maqueta y con proyección de diapositivas en torno a una gran plaza porticada cerrada al tráfico de vehículos. El arquitecto británico se limitó a manifestar su satisfacción por encontrarse de nuevo en Bilbao e inmediatamente cedió la palabra a su socio, Wilford.

El conjunto arquitectónico quiere servir como lazo de unión entre el casco antiguo de la ciudad y la zona del Ensanche, entre los que no existe ahora un acceso directo, interrumpido precisamente por las vías férreas. En el proyecto, ambas zonas quedan intercomunicadas por una pasarela sobre el río Nervión.

La financiación del proyecto, cuyo coste todavía no se conoce, requeriría un acuerdo entre el Gobierno vasco, la Diputación de Vizcaya, el Ayuntamiento de Bilbao y, Renfe. El equipo de arquitectos británicos lleva trabajando 18 meses en la idea, desde que recibieron el encargo de las instituciones de Vizcaya. Stirling se ha declarado en Bilbao ilusionado con este trabajo, el primer diseño de una estación que realiza, y ha dicho que espera que no haya problemas para su realización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987