Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 3.000 personas acudieron a la recepción ofrecida por el Rey

El rey Juan Carlos, acompañado de la reina Sofía y las infantas Elena y Cristina, ofreció ayer a última hora de la tarde la tradicional recepción en los jardines del palacio Real con motivo de la festividad de San Juan. Más de 3.500 personas acudieron al Campo del Moro para festejar la onomástica de don Juan Carlos.

Don Juan de Borbón, padre del Rey, que celebraba también su onomástica asistió a la recepción, así como otros componentes de la Familia Real.Miembros del Gobierno, encabezados por el presidente del Ejecutivo, Felipe González, cuerpo diplomático, presidentes de los Gobiernos y Parlamentos autónomos, presidentes de las altas instituciones civiles y militares y representantes del mundo sindical, político, de la cultura, las artes, las finanzas, la empresa, el periodismo, se agruparon en tomo a los Reyes.

Don Juan Carlos y doña Sofía. departieron animadamente con los asistentes durante varias horas. En la celebración de ayer no estuvo presente el Príncipe heredero, que se encuentra embarcado a bordo de la fragata Asturias, donde completa sus estudios como oficial de la Armada.

El Rey, en unas declaraciones que hizo ayer por la mañana al programa Protagonistas, de la COPE, aseguró que con esta recepción que se viene celebrando desde el inicio de la transición "he intentado acercar a los españoles a la Corona, y que todos los sectores estén representados; si alguno me falta no es por mala voluntad, sino porque se me habrá olvidado, pero trato de que estén representados todos los sectores de la vida nacional, y sobre todo de regiones, de autonomías, y que sepan que la Corona está cerca de ellos".

En las mismas declaraciones, don Juan Carlos aseguró que "tengo las mismas preocupaciones que cualquier español, pero en los próximos años podemos tener toda la esperanza, porque los españoles siempre sabemos salir adelante, vamos con la cara alta y con una moral muy grande".

"Me han felicitado todos", dijo en otro momento el Rey; "la familia entera, mi padre, mi madre, los de casa, hermanos, hermanas, primas, primos, las hermanas de mi padre, desde Italia y desde Francia. Regalos, todavía no he recibido ninguno especial. Estoy esperando", dijo riéndose.

El Rey invitó a los extranjeros para que "vengan a pasar las vacaciones a España, porque creo que tenemos unas condiciones mucho mejores que otros. No hay más que ver el sol que tenemos, la amabilidad de los españoles y el cariño que ponemos en todo. El turismo ha crecido y ha tomado un auge enorme en España. Somos los líderes del mundo".

También comentó don Juan Carlos en sus declaraciones la ausencia del Príncipe de Asturias: "El príncipe Felipe todavía no me ha llamado, porque está en Kiel, embarcado. Supongo que tendrá alguna obligación que cumplir, pero seguro que me llamará a la hora del almuerzo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 1987