Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intelectuales marroquíes invitan a sus colegas españoles a una reflexión sobre Ceuta y Melilla

Cincuenta y cinco intelectuales marroquíes, catedráticos en su mayoría, han enviado un escrito dirigido a algunos intelectuales españoles invitándoles a unas jornadas de reflexión común capaces de crear un clima que permita que ambos países "estudien serenamente, sin prisas, un proceso gradual y escalonado que permita un retorno no traúmatico de Ceuta y Melilla a la soberanía marroquí". Las misivas han sido enviadas un mes antes del viaje a Marruecos del ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, a quien el rey Hassan planteará las reivindicaciones marroquíes sobre las dos ciudades.

Los intelectuales marroquíes equiparan en su escrito la actual situación de las dos ciudades norafricanas con otro contencioso: el hispano-británico. "Como en el caso de la ocupación británica de Gibraltar", afirman, "la presencia colonial española en las dos ciudades marroquíes se funda en argumentos jurídicos arcaicos cuyo valor es irrelevante frente a la lógica geográfica y el asenso de la comunidad internacional en lo que toca a la liquidación de los últimos residuos coloniales del mundo".El Gobierno español no ha respondido hasta el momento a las propuestas de diálogo sobre Ceuta y Melilla planteadas por el Gobierno de Marruecos y se limita a recordar las palabras de Felipe González en las que recuerda la soberanía española sobre las dos ciudades del otro lado del estrecho.

En el escrito, critican asimismo "la desafortunada decisión de las autoridades españolas de aplicar la ley de extranjería a los habitantes marroquíes de Ceuta y Melilla" que han comportado el encasillamiento de "un sector de la opinión española en actitudes numantinas que no corresponden a la realidad de los hechos ni al espíritu de la época".

'Cabezas de puente'

Para los intelectuales marroquíes "la solución de los problemas que hoy asedian a Ceuta y Melilla no puede buscarse en el cuadro del actual estatuto político y administrativo de las dos ciudades ni en el de su proclamación ficticia de "comunas de Europa". Califican a Ceuta y Melilla como "dos villas ocupadas por España" y luego las identifican como "cabezas de puente entre Europa y el Magreb" desde dónde Marruecos y España "pueden hoy discutir, comprenderse, compartir riquezas comunes... sin necesidad de intermediarios".Entre los 47 destinatarios de la carta de reflexión están Rafael Alberti, Fernando Claudín, Salvador Clotas, Antonio Elorza, Antonio Gala, Juan Goytisolo, Paco lbáñez, Roberto Mesa, Terenci Moix, Raúl Morodo, José Antonio Martín Pallín, Miguel Ríos, Fanny Rubio, Antonio Saura, Ramón Tamames, Manuel Vázquez Montalbán y Manuel Vicent. Este último escritor comunicó ayer su intención de asistir a estas jornadas, para las que todavía no se han fijado las fechas, y dijo que "el diálogo es la mejor forma de solucionar los problemas".

Por su parte el pintor Antonio Saura, explicaba desde su casa de París que a pesar de no haber recibido aún la carta le parecía "una iniciativa muy positiva" por lo interesante que hay en todos "las anticipaciones a los problemas". Terenci Moix, que prepara una novela ambientada en Marruecos, comentó que le parecía "una idea bonita", aunque manifestó sus dudas sobre el poder de persuasión que pueden llegar a tener las iniciativas de los intelectuales sobre las decisiones de los políticos. "Estoy", añadió, "dispuesto a apoyar un planteamiento abierto y dialogante de estos problemas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1987

Más información

  • Los responsables de la iniciativa comparan su problema con el de Gribraltar