Crítica:'POP'Crítica
i

Buena sombra

El cuarto concierto de China Crisis en suelo madrileño resultó tranquilo, brillante y breve. Quienes habían pagado 1.600 pesetas para contemplarlos -que no fueron muchos-, quizá extrañaron algunas canciones más. El quinteto ha mejorado y ampliado sus posibilidades vocales e instrumentales desde aquel primer recital en Rockola. Han incorporado, por fin, un saxofonista que se entiende de maravilla con los arreglos de viento o de cuerda en los sintetizadores.El público se entusiasmó, atento, relajado, sin gritos de euforia, con canciones reconocidas sean de las primeras o de las más recientes del grupo inglés. Daly interpreta con mayor donúnio y gusto, bien arropado por la segunda voz de Eddie, que cantó como solista en Gift offreedom. Esta pareja supo arrimarse a la experiencia de Walter Becker -y es muy posible que lo vuelvan a hacer-, al sonido único, magistral, muy influyente en gran número de grupos actuales, de Steely Dan. No lo pueden remediar, suenan al dúo Fagen-Becker, con una instrumentación más simple, menos virtuosa, más vacía, si cabe. El ánimo en el recital de China Crisis no se detuvo. Su repertorio, enriquecido, seleccionable entre cuatro elepés, no lo permitía.

China Crisis

Concierto (61 minutos). Garry Daly, voz; Eddie Lundon, guitarra y voz; Gay Gazza Johnson y Brian James McNeill, teclados; Kevin Wilkinson, batería, y Martin Green, saxofón. Sala Jácara, Madrid. 16 de junio.

Antes de tocar June Bride, el bajista Gazza, mediano hablador del idioma español, por sus vacaciones de verano, explicó: "Es una canción sobre una mujer gorda de Liverpool que está muy embarazada". Fue la pieza bailable y jocosa que prendó a los asistentes. Se fueron y reanudaron el concierto con un solo bis de dos temas, Black man ray y W¡shfu1 thinking. La guitarra de Lundon arpegiaba, acompañaba, no protagonizaba. El estilo musical de China Crisis demanda en algunas fases el regocijo de una elegante guitarra solista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de junio de 1987.