Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Novicios y veteranos

El festival de Oviedo se abrió con la participación de dos grupos asturianos, los muy jóvenes Ubiña y Lliberdon, junto a Al Tall, de Valencia, y Brath, de Galicia, y se cerró en los dos últimos días con otros dos grupos asturianos: Llan de Cubel y Beleño, que actuaron en la primera parte de los vascos Oskorri y los italianos La Ciapa Rusa.Llan de Cubel es un grupo aún novicio, se formaron a finales de 1984, y de extremada juventud, sus miembros apenas sobrepasan una media de 20 años, que pese. a ello hacen ya una música con el suficiente interés como para hacer comprensibles y justificables los evidentes defectos que se dieron en su actuación: un sonido de grupo un tanto anémico, una excesiva dependencia de las formas de la música celta y una actitud escénica titubeante y poco segura.

Oviedo 'folk'

Llan de Cubel y Oskorri. Sábado 13. Beleño y La Ciapa Rusa. Domingo 14 de junio. Teatro Campoamor, Oviedo.

Beleño, por el contrario, es ya un grupo formado. Pionero del folclor asturiano, pese a su juventud, por él han pasado gran parte de los músicos que han dado lugar a formaciones posteriores. En Oviedo presentaban su segundo trabajo discográfico, recién estrenado tras una nueva reorganización del grupo, planteando a su vez un intento de búsqueda de un lenguaje distinto, con la incorporación a su formación instrumental, acústica y tradicional de teclados, caja de ritmos y guitarra eléctrica.

Los músicos tocan seguros, tienen un sonido compacto y profesionalidad en la puesta en escena; pese a ello, el recital resultó tedioso y ampuloso por momentos, sin que el nuevo camino que quieren iniciar les haya llevado todavía a otra cosa que al intento bien encaminado. Resumiendo: un recital deficiente de un grupo apreciable.

Creatividad

Oskorri demostraron otra vez que su música rompe las etiquetas y que afrontan con éxito el desafío creativo que todo grupo o cantante de música popular debería plantearse hoy día: la elaboración de un lenguaje musical original y propio que, en su caso, parte de una raíz inequívoca vasca y se empapa de los diferentes estilos y corrientes musicales, al tiempo que huye de cualquier tentación mimética.El grupo musical Oskorri lleva ya quince años de camino, y eso se nota en sus interpretaciones. Oskorri nació en el ambiente de los estudiantes de Bilbao en los primeros años de la década de los setenta y su nombre es el que se utiliza en vascuence para describir el cielo rojizo.

Era la primera vez que el grupo italiano La Ciapa Rusa actuaba en España, pese a venir precedida por diez años de trabajo y cuatro discos inspirados y rigurosos.

Los italianos tuvieron que lidiar con un sonido especialmente desafortunado, pese a lo cual lograron contactar sobradamente con el público y demostrar su calidad como cantantes instrumentistas, el rigor de su selección de temas y la finura de sus arreglos, siempre justos y huyendo de todo adorno innecesario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de junio de 1987