Los camioneros desbloquean el paso fronterizo de la Jonquera tras obtener nuevas garantías

Las comunicaciones con Francia por la aduana de la Jonquera quedaron normalizadas en la tarde de ayer después de que los camioneros que bloqueaban con sus vehículos la frontera aceptaran el acuerdo firmado entre el gobernador civil de Gerona, Pere Navarro, y el prefecto deldepartamento de los Pirineos Orientales, Maurice Juvert. Según el acuerdo, las autoridades francesas esclarecerán los hechos del pasado jueves, contemplarán las indemnizaciones a que haya lugar por la pérdida de vehículos y mercancías y harán efectivo el pago de las mismas en un plazo de 60 días.

Las autoridades francesas garantizarán, asimismo, la seguridadlos camiones españoles que circulen por las carreteras francesas.

El caos circulatorio persistió ayer, sin embargo, en la carretera comercial C-252 que pasa por Port Bou, donde se habían formado colas de más de 10 kilómetros.

En la mañana de ayer el conseller de Consumo, Comercio y Turismo de la Generalitat de Catalunya se unió a las autoridades

españolas y francesas que negociaban un acuerdo. Joaquim Molins mostró su preocupación por las pérdidas que el bloqueo fronterizo había ocasionado en el sector turístico.

Unos 600 autocares que se dirigían a la Costa Brava habían quedado ayer bloqueados entre las colas de vehículos, aunque muchos de ellos habían conseguido llegar a sus destinos utilizando trazados alternativos, especialmente el paso por Puigcer-da (Cerdanya) a través del túnel del Cadí.

Por otra parte, el propio conseller Molins explicó que muchos de los turistas que deberían haber iniciado sus vacaciones no se habían movido de sus casas, alarmados por el bloqueo fronterizo, aunque ayer, en las instalaciones hoteleras de la Costa Brava

consultadas no se tenía constancia de anulaciones de reservas.

Apoyo gubernativo

El gobernador civil de Gerona, Pere Navarro, que tuvo que desplazarse a La Jonquera en helitero, no críticó en ningún momento la actitud de los camioneros. "Lo que piden es algo muy lógico", dijo Navarro, "y pasa rque los responsables franceses de seguridad tomen las garantías para que puedan circular por su territorio".Pasadas las dos de la tarde, después de que las autoridades llegaran a un acuerdo y que éste era aceptado por la asamblea

de camioneros, la frontera fue desbloqueada aunque la circulación no fue fluída hasta bien entrada la tarde.

Los 700 camiones que bloqueaban el paso desde el viernes tardaron más de dos horas en despejarlo -aunque efectivos de la Guardia Civil desviaron el tránsito de la nacional hacia la

autopista-, porque alguno de los conductores no se encontraban en el lugar.

Donde persistieron los problemas circulatorios fue en la frontera hispano-francesa de Port Bou, hacia donde era desado todo el tráfico rodado desde que se inició del bloqueo fronterizo. Ayer, en la larga y sinuosa carretera de Port Bou, las colas de vehículos alcanzaron los diez kilómetros de longitud. El viernes, en protesta por el deficiente estado de la carretera, los vecinos de la localidad la habían cortado al tránsito, tal y como ya lo hicieran el jueves.

Unos 200 manifestantes protestaron por el caos circulatorio que sufre Port Bou cada vez que se registran conflictos en La Jonquera. Aunque los vecinos no querían quitar las barricadas hasta que se personara el gobernador civil, la carretera fue abierta al tráfico a las diez de la noche del pasado viernes, después de que el alcalde, Moisés Sáez, anunciara que Pere Navarro irá mañana a Port Bou para explicar el proyecto de la carretera que sustituirá la deficiente comunicación de la actual C-252.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de junio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50