Moriarty, Irene Adler, el inspector Lestrade...

Especialmente emotiva es la sección destinada a proporcionar una visualización de Sherlock Holmes, desde las tópicas imágenes con gorro y macfarlán a cuadros, hasta los verosímiles dibujos de Sidney Paget, pasando por los Holmes cinematográficos (con el impagable Basil Rathbone), un Peter Cushing de mirada inquisitiva, un más que plausible John Barrymore... Puede verse tambien al actor teatral norteamericano William Gillette, responsable de gran parte del barroquismo con que se asocia a Holmes: a él -una foto lo muestra con una bata damasquinada, gesto indolente-se achaca la pipa curva del personaje, que le permitía mostrar mejor su rostro en el escenario.Luego está la familia holmesiana: tres distintos rostros del profesor Moriarty, autor del siniestro trabajo científico La dinámica de un asteroide, y su presunta tarjeta de visita -criminal mastermind, malevolent miscellany, dirty tricks-; Ida Lupino como Irene Adler; Christopher Lee como Microft Holmes, el hermano de Sherlock, más listo; el inspector Lestrade...

Más información

Un apartado sobre la amplísima filmografía en torno a Holmes ilustrado con carteles, fotos y programas, deja paso a una pequeña disertación sobre la "perenne vitalidad del mito" y una serie de ejemplos de la utilización de la figura del detective en el mundo del comic, la publicidad, y hasta la filatelia.

El Archivo Holmes muestra una surtida selección de libros y revistas: ejemplares de The Strand Magazine, donde se publicaron gran parte de las aventuras del detective; el número 23 de La patria de Cervantes, de 1902, donde apareció por primera vez en Espafía un relato de Holmes, El dogo sabueso (sic) de los Baskerville... Seguidores de Holmes es otro apartado; allí puede saberse de "burdas parodias y sinceras imitaciones" de las obras del detective, desde relatos en Playboy hasta las aventuras creadas por Adrian Conan Doyle y Dickinson Carr a partir de casos mencionados en las propias obras originales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de mayo de 1987.