Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bodas de plata de Ios Reyes

Don Juan Carlos y Doña Sofía celebran en la intimidad el 25º aniversario de su matrimonio

Los reyes Juan Carlos y Sofía celebran hoy el 25º aniversario de su enlace matrimonial, que celebraron el 14 de mayo de 1962 en Atenas. La celebración tiene carácter privado, si se exceptúa que los Reyes reciben esta mañana, en el palacio Real, a un grupo de matrimonios que celebran también sus bodas de plata. Recibirán además a la Diputación de la Grandeza y representantes del Patrimonio Nacional, y tras asistir a una misa mantendrán un encuentro con los miembros del Gobierno, igualmente de carácter privado. Ya en la intimidad familiar, la familia de don Juan Carlos y algunos familiares de doña Sofía se reunirán a almorzar en el palacio de la Zarzuela.

El príncipe heredero, Felipe de Borbón, no estará presente en la celebración de las bodas de plata de sus padres ya que se encuentra embarcado en el buque escuela Juan Sebastián Elcano, donde realizar sus prácticas como guardia marina.El compromiso oficial de don Juan Carlos y doña Sofía se anunció oficialmente el 13 de septiembre de 1961 por el entonces príncipe heredero Constantino de Grecia. Horas antes, don Juan de Borbón telefoneó al palacio de El Pardo para comunicar el enlace al general Franco, que se encontraba pescando a bordo del Azor.

La boda que hoy se conmemora tuvo una doble ceremomia. En primer lugar, los príncipes acudieron a la catedral católica de San Dioniso, donde ofició monseñor Brindisi. Doña María de las Mercedes, madre de don Juan Carlos, y el rey Pablo de Grecia fueron padrinos de los contrayentes. El conde de Barcelona, don Juan de Borbón, acompañaba a la reina Federica.

MÁS INFORMACIÓN

Asistieron al acto más de 130 miembros de la realeza, entre reyes y príncipes de las monarquías europeas. En las calles, y con una mañana soleada y calurosa, se agolpaban docenas de miles de ciudadanos griegos para los que la boda constituyó un acontecimiento social de primera magnitud.

Entre 2.000 y 3.000 españoles se desplazaron a Atenas para asistir a la ceremonia. El general Franco designó al almirante Abárzuza, ministro de Marina, como embajador extraordinario en la boda. Un escuadrón de la tripulación del buque de guerra español Canarias estaba presente en las cercanías de la catedral, junto a formaciones del Ejército griego que cubrían el paso de la caravana oficial. La oficialidad del buque español formó un arco de espadas bajo el que cruzaron los contrayentes a la salida de la basílica.

Tras un descanso en el palacio Real, los desposados acudieron a la catedral ortodoxa de la Virgen María, donde el arzobispo Crisóstomos bendijo la unión por este rito. El Vaticano había autorizado la doble ceremonia, considerando que la ortodoxa tenía la significación de dar plena eficacia jurídico civil al matrimonio.

La boda de los Príncipes tuvo también una vertiente política, ya que el Gobierno del general Franco controló la información de la ceremonia y evitó cualquier referencia a la exaltación monárquica que protagonizaron la mayoría de los españoles que se trasladaron a Atenas.

El palacio de la Zarzuela

Tras un viaje de bodas alrededor del mundo, don Juan Carlos y doña Sofía se instalaron en Madrid, en el palacio de la Zarzuela, donde mantienen actualmente su residencia y donde el Rey desarrolla su trabajo habitual, salvo algunas ceremonias de mayor solemnidad -como la presentación de credenciales por parte de los embajadores acreditados en España- que se celebran en el palacio Real.

Del matrimonio don Juan Carlos y doña Sofía han nacido las infantas Elena (1963) y Cristina (1965 ) y el príncipe Felipe (1968), que en enero del año pasado cumplió 18 años y juró la Constitución como heredero de la Corona.

Los Reyes de España se conocieron en el año 1954 durante un crucero por las islas del mar Egeo organizado por la reina Federica de Grecia y al que invitó a miembros de todas las casas reales de Europa. Sin embargo, fue en Londres, en el año 1961, cuando surgió el flechazo, al volver a encontrarse don Juan Carlos y doña Sofía en la boda del duque de Kent.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 1987