Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recien inaugurado parque de Tierno Galvan concentró ayer los actos dedicados a los niños

Siete paracaidistas, las torres humanas de siete pisos hechas por Els Casiellers, dos docenas de gigantes y cabezudos representando a personajes históricos y las canciones del grupo Parchís reunieron ayer a miles de personas, especialmente niños, en las casi 50 hectáreas del recién inaugurado parque de Tierno Galván. Aunque todos los actos del festival infantil venían a jugar con las alturas, la exhibición de globos aerostáticos resultó la menos afortunada de la mañana. El fuerte viento impidió que se llevara a cabo.

De cabezones y gigantudos se vistieron para la ocasión desde Goya y la duquesa de Alba, San Isidro y Santa María de la Cabeza hasta el torero Cuchares y el picador Melones, Isabel II, Carlos III, María Guerrero y Valle Inclán. El grupo madrieño Artimaña se encargó de dar vida a estos muñecos y mover así al público de un lado a otro del parque. Muchos aprovecharon para acercarse al Planetario y contemplar la exposición Tierno y la paz, en la que destaca un cuadro que junto al viejo profesor aparecen Alaska y Barranco, entre otros.Desde 1.500 metros de altura se lanzaron los siete paracaidistas, un capitán y seis suboficiales de la patrulla acrobática de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra, habituales ya en las fiestas municipales. "La precisión es tal que podemos caer en un diámetro señalado de sólo cinco centímetros" indica el teniente De la Macorra. Desde el momento en que despegó el helicóptero, alrededor de un millar de personas siguió las evoluciones; del aparato, algunos con prisináticos, esperando el momento, justo en que saltaran los paracaidistas para aplaudir y decir "¡ya, ya!, yo lo he visto". Un minuto y medio tardaron los hombres en alcanzar tierra. "Ahora lo que queremos conseguir del Ayuntamiento es que nos deje saltar sobre la Plaza Mayor, la Cibeles, alguna plaza típica de Madrid", añade el teniente.

Los tres aerostatos, o globos de aire caliente, que iban a ser soltados tuvieron que ser plegados y recogidos debido al fuerte viento que soplaba. Jesús González Green, periodista y primer piloto en España de este deporte, recordó el viaje que Enrique Tierno hizo en globo hace unos años, también durante una exhibición festiva: "Nos preguntó que el globo adónde iba. Cuando le contestamos que donde quisiera el viento, dio la mejor definición de este deporte: un viaje en globo es, entonces, un viaje sin proyecto". El próximo fin de semana habrá en Orcasitas dos exhibiciones con 10 de estos globos.

Hasta siete pisos

Els Castellers de Barcelona, una de las 20 collas (grupos) que representan en Cataluña esta porte del folclore, montaron y desmontaron torres humanas de hasta siete pisos, con menos participación del público en la formación de la base de lo que a ellos les hubiera gustado. Era la segunda vez que sus 115 miembros, desde niños de seis años hasta un señor de 74 años. actuaban en Madrid. La charanga y pasacalle La Deliciosa Royala y el grupo musical Parchís, bastante más . creciditos sus miembros que cuando alcanzaron la fama, remataron la mañana.Por la tarde el auditorio cambió de tono. A partir de las ocho de la tarde, la Banda Sinfónica Municipal interpretó piezas del folclore madrileño. La cantautora Rosa León cerró los actos en este nuevo marco de las fiestas de San Isidro, hasta que el ptóximo viernes se organice una fiesta especial de despedida de la Vuelta ciclista a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de mayo de 1987

Más información

  • El víento dificultó el desarrollo del festival infantil