Mujeres de Reinosa abandonan un encierro de protesta

Una treintena de mujeres de la localidad cántabra de Reinosa abandonó a primera hora de la mañana de ayer -tal como estaba previsto- el encierro que mantenían en la iglesia parroquial de San Sebastián, en esta población, como medida de presión para lograr la dimisión del ministro de Interior, José Barrionuevo; del director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, y del delegado del Gobiemo en Cantabria, Antonio Pallarés.A las 20.30 horas del sábado, un centenar de mujeres, la mayoría esposas de trabajadores' de las industrias locales en conflicto, iniciaton un encierro en la citada parroquia. Sin embargo, sólo una treintena de ellas mantuvo su actitud hasta la madrugada de ayer.

La protesta fue organizada por la denominada Asamblea de Mujeres de Reinosa, grupo que envió hace dos semanas sendas cartas a las esposas de los ministros de Interior y de Industria en las que solicitaban soluciones a los problemas de Reinosa

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS