Crítica:'JAZZ'Crítica
i

Talento en armonía

Clunia es un sabio cuarteto de base gallega que cita a Julio Cortázar en las contraportadas de sus discos: "se puede lo que se hace". En su última semana en Madrid, en su tercer trabajo discográfico, Rua fega (Edigal), han demostrado estar haciendo algo.En un cuarteto bien ensamblado, Nani García parece ser responsable principal de la música. Compone temas como Canción para Lucas y es Cortázar quien, de nuevo, aparece y un tal Lucas al que "desde el fondo del tiempo, Earl Hines acompañará". En el piano, Nani parece haberse formado naturalmente en una tradición que empieza en Bill Evans. Como compositor y como instrumentista muestra dos notables virtudes: una muy precisa vivencia del tiempo y un sentido ya establecido de la construcción. No hay lagunas ni quiebras en la factura musical del grupo.

Clunia

Miguel Obango (saxos), Nani García (teclados), Baldo Martínez (contrabajo) y Fernando Llorca (batería). Café Central. Madrid, hasta el 3 de mayo.

Con Nani mantienen la rítmica Baldo Martínez, contrabajista de amplia técnica, un hombre que en algunos de sus solos parece convocar a Bach, que puede pasar del arco al rasgeado, rítmico, cabal y seguro, y Fernando Llorca, un batería rico en acentos, un interventor en el campo de la sugerencia, alguien que va diciendo cosas para conseguir también que oigamos mejor a los demás.

En los saxos tenor y soprano está Miguel Obango, un músico de empuje, con un sonido sólido, alguien que demuestra haber aprendido mucho en Coltrane, a quien cita con exactitud de homenaje en algunos de sus solos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de mayo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50