Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Constitucional yugoslavo anula un acuerdo federativo

El Tribunal Constitucional yugoslavo ha declarado anticonstitucionales las decisiones de emergencia adoptadas en el pasado mes de junio por Slavko Sajber, presidente de la Federación Yugoslava de Fútbol. Ante una ola de escándalos, de amaños de partidos que nadie pudo probar, la federación arrebató al Partizán de Belgrado el título de campeón de la Liga 1985-1986 y penalizó con seis puntos de menos para la siguiente temporada a 10 clubes más. Estas medidas beneficiaron al Estrella Roja de Belgrado, que quedó campeón y que participó en la actual Copa de Europa, de la que le eliminó el Real Madrid. Sólo cinco clubes -Partizán, Rijeka, Dinamo de Zagreb, Suijeska y Celik- recurrieron al Tribunal. Según sondeos, obvios amaños y tongos han hecho que los campos yugoslavos sean de los menos concurridos de Europa.

El en su día gran jugador Branko Oblak declaró a la Prensa: "Con perdón de la federación, las nuestras no son ligas, sino películas del Oeste". Uno de los casos más preclaros de amaño fue el 7-1 que metió en 1986 el Dinamo de Zagreb al Vojvodina de Novi Sad, justamente el número de goles que los primeros necesitaban para quedar bien parados en la competición. El responsable del Vojvodina declaró después del partido que no se atrevió ni a entrar en los vestuarios. "Que piensen los chicos en su relación con el club", dijo entonces.El Tribunal Constitucional ha descalificado la adopción de .medidas de excepción en el fútbol, pero no ha anulado los resultados que las mismas produjeron en la pasada temporada. Eso es de la incumbencia de instancias menores, como el Juzgado de Belgrado, que tendrá que elegir entre varias posibilidades.

Una de las medidas que caben sería declarar al Partizán campeón de la pasada Liga y restituir sus seis puntos a cada uno de los. equipos damnificados. Otra, que se restauren sólo los derechos de los cinco clubes que apelaron ante el Tribunal Constitucional.

Slavko Sajber es ahora acusado de introducir la ley de Lynch en el rodeo yugoslavo. Tiene las espaldas bien cubiertas por un sector del público que no ha perdido la capacidad de indignación por los resultados aparentemente pactados, pero también por altísimos dirigentes políticos, como Stane Dolanc.

El Tribunal Constitucional ha sido lapidario: "Sólo, la presidencia de la República Socialista Federativa de Yugoslavia tiene derecho, en virtud del artículo 317 de la Constitución, a suspender durante el estado de guerra algunas determinantes constitucionales relativas a los derechos y libertades de individuos y organizaciones".

Slavko Sajber se negó a comentar a la Prensa esta decisión. Zoran Ivosevic, juez del Tribunal Laboral de Belgrado, ha apuntado hacia los peligros que entrañaría el sajberismo: la implantación del remedio de la mano dura contra la corrupción podría acarrear la enfermedad del abuso del poder por parte de la federación yugoslava.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 1987

Más información

  • El Partizán fue privado del título de Liga en beneficio del Estrella Roja