Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y PNV chocan en el Parlamento vasco por la reforma para elegir las juntas generales

El Parlamento vasco aprobó ayer, con el apoyo de los grupos socialista, Eusko Alkartasuna (EA) y Euskadiko Ezkerra (EE), una radical modificación del sistema electoral de las juntas generales (parlamentos provinciales). La nueva regulación ya no prima al voto rural, lo que beneficiaba al Partido Nacionalista Vasco (PNV), que ha anunciado su intención de recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional.El PNV se abstuvo de participar en las votaciones y retiró todas sus enmiendas porque no reconoce a la cámara competencia para legislar en esta materia, mientras el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) socio del anterior en la coalición gubernamental, lograba imponer su propuesta de proporcionalidad pura. La ley fue aprobada con 38 votos favorables y cuatro en contra (Coalición Popular y CDS).

El enfrentamiento de socialistas y nacionalistas no tendrá consecuencias negativas para la coalición que gobierna la comunidad autónoma, porque esta materia había quedado expresamente excluida el pacto, aseguraron portavoces de los dos partidos. El Parlamento derogó en el mismo texto un apartado de la Ley de Territorios Históricos, en virtud del cual quedaba sancionada la competencia de cada provincia para regular su régimen electoral, y las tres normas forales que habían aprobado Álava, Guipúzcoa y Vizcaya en uso de aquella competencia.

La nueva regulación reduce el número de circunscripciones electorales de siete a tres en Álava, de seis a cuatro en Vizcaya y de siete a cuatro en Guipúzcoa, y suprime la asignación de un mínimo de procuradores o apoderados por circunscripción. Los 51 representantes elegidos en cada provincia se distribuyen entre las circunscripciones proporcionalmente a la población. Así se elimina la posibilidad de que un partido cuente con un grupo de apoderados considerablemente mayor que el porcentaje de sufragios que ha conseguido.

Los grupos de EA y EE promotores del proyecto de ley, aceptaron una enmienda del PSE-PSOE al artículo tercero que sustituye el texto original aprobado en comisión, según el cual ninguna circunscripción podría elegir más de los tres quintos del total de apoderados de cada provincia. Este límite sólo afectaba de hecho a Vitoria, que según la ley aprobada contará con 38 representantes de los 51 que componen las juntas generales de Álava. Con el texto original de EA y EE habría elegido 30 apoderados, cinco más de los que disponía hasta ahora.

El límite de tres quintos era inaceptable para el PSE-PSOE porque hacía peligrar el acceso de este partido al control de la diputación de Álava, que tiene matemáticamente asegurado si en las próximas elecciones locales se repitieran los resultados de las autonómicas de noviembre.

La aceptación por EA y EE de la enmienda socialista, cuando la inhibición del PNV les hubiera permitido sacar adelante el texto original, fue criticada por el nacionalista Emilio Guevara, que calificó el episodio de carnavalada y acusó a los dos partidos de estar "tomando el pelo a esta Cámara y a este pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 1987