Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha a Torrejón terminó en enfrentamientos entre grupos de manifestantes y la Policía Nacional

La VII Marcha a Torrejón terminó ayer en enfrentamientos entre grupos de manifestantes y fuerzas de la Policía Nacional en las inmediaciones de la base aérea sita en la citada localidad madrileña. La policía cargó contra los manifestantes utilizando unidades de caballería y material antidisturbios, cuando los grupos que lograron acercarse a la base lanzaron numerosas piedras contra los agentes y cortaron el tráfico en la carretera. Al menos una persona resultó herida en un ojo por una pedrada. Una representación de Izquierda Socialista, encabezada por Pablo Castellano, asistió a la marcha, que contó con la participación de miles de personas -100.000 según los organizadores y 15.000 según fuentes policiales-.

La concentración, convocada por la Coordinadora Estatal de Organizaciones Pacifistas y la Campaña Bases Fuera, recorrió el trayecto desde Madrid hasta Torrejón en medio de un ambiente festivo y coreando frases en contra de la OTAN y de la presencia norteamericana en España.Cuando el grueso de la manifestación se había disuelto pacíficamente, unos centenares de manifestantes, algunos de ellos con distintivos de la Comisión Anti-OTAN, se dirigieron a los límites de la base aérea, que estaba protegida en el exterior por fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional y en el interior del recinto por soldados del Ejército del Aire.Grupos dispersos lanzaron piedras contra las fuerzas policiales y se produjeron enfrentamientos, carreras y cargas durante casi una hora. Un joven, con una pancarta con la consigna OTAN no, logró penetrar en el recinto de la base. Al menos una persona, un hombre de unos 50 años, resultó herido en un ojo por una pedrada de un manifestante, cuando viajaba en su coche.[Josep Palau, uno de los portavoces de la Campaña Bases Fuera, señaló a este periódico que la organización de la marcha rechaza la violencia que "traiciona el espíritu cívico y no violento" de la manifestación. Por su parte, Carlos Otamendi, de la Comisión Anti-OTAN, afirmó que "no se pueden considerar grupos violentos a miles de personas que, indignadas por la visita de Weinberger, marcharon hacia la base", al final de la concentración.]La cabecera de la manifestación, tras una pancarta en la que se leía Bases Fuera. OTAN no. Neutralidad. Por la Paz. Desnuclearización, estaba formada por representantes de los grupos convocantes, y contó con la presencia del ex almirante de la Armada portuguesa Antonio Rosa Coutinho. Líderes de distintas formaciones de izquierda, como Santiago Carrillo (del Partido de los Trabajadores-Unidad Comunista); Gerardo Iglesias, Ramón Tamames y Enrique Curiel, (de Izquierda Unida) marcharon detrás junto a sus respectivos grupos.Miembros de la corriente crítica del PSOE, Izquierda Socialista, de Madrid, como Pablo Castellano, vocal del Consejo General del Poder Judicial, Antonio García Santesmases, Manuel de la Rocha y Eugenio Morales, miembro del comité federal del PSOE, participaron en la marcha, tras una pancarta con la inscripcion Bases Fuera.

La presencia de Izquierda Socialista, ausente como colectivo en las últimas manifestaciones contra las bases, se planteó para exigir al Gobierno el cumplimiento de las tres condiciones del referéndum de la OTAN, incumplidas hasta ahora, según uno de los participantes. Pablo Castellano dijo que "no es bueno que la opinión pública crea que todos los socialistas están a favor de la OTAN y de las bases".

Tras cuatro horas de caminata los manifestantes llegaron a Torrejón, donde se leyeron diversos comunicados. Las intervenciones se centraron en el peligro de la nuclearización de España en la denuncia del tratado bilateral con EE UU y en la exigencia de cumplimiento de las condiciones del referéndum de la OTAN.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de marzo de 1987

Más información

  • Izquierda Socialista exige al Gobierno el cumplimiento de las condiciones del referéndum