Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Caza judicial

Mea culpa. Somos funcionarios de la Administración de justicia. Lo sentimos, pero así es. Pero ¿debe darnos vergüenza decirlo? Creemos que no. ¿Profesión...? "Esto...". Se están sacando las cosas de quicio. Y su diario lo está fomentando de una manera parcial y amarilla.Hay que reconocer que existen funcionarios corruptos. Pero también jueces, políticos, alcaldes, médicos, empresarios, etcétera. ¿Por qué esta caza al funcionario judicial? Todo el mundo sabe nombres y apellidos. ¡Que se actúe contra ésos! Pero también contra los profesionales que lo facilitan, que son muchos. Aquí reconocemos no haber, ni solicitado ni dado a entender, recibido una astilla. Dejémonos de desprestigio generalizado. Los problemas no empiezan en la base, sino arriba de la cúpula, por lo que se intenta desviar la atención pública hacia alguna cabeza de turco.

Sabemos que en toda oficina pública, sin excepciones, se han acentuado siempre esos incentivos. No obstante, y si hay algo más grave, es que existen medios para solucionarlo, sin que se vean resultados positivos. Pero que no se generalice como se está haciendo, porque esta veda al funcionario de la Administración de justicia no beneficia a nadie, lográndose, por contra, un desprestigio tremendo de la justicia en general.

Pero sobre todo hay que dejar sentado que la justicia de España no es sólo la justicia de Madrid y de las grandes capitales, y, en consecuencia, los funcionarios adscritos a esos núcleos no se pueden medir de la misma manera que los destinados en otras poblaciones, resultando odiosas las descalificaciones generales. Y si no que se publique un informe serio e imparcial de las condiciones de trabajo en la mayoría de los juzgados de capitales pequeñas o poblaciones menores.

Porque la justicia -no esa que empieza por J- empieza por aplicarse a todos por igual. ¡Ah!, una pequeña posdata para J. José Martínez Zato, vocal del Consejo General del Poder Judicial, a sus declaraciones a EL PAÍS del pasado 6 de marzo: "Venga a por nosotros, y si encuentra la más leve duda en nuestra actuación, nos iremos en bloque, sin necesidad de que nadie nos eche".- y cuatro firmas más. Funcionarios del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Guadalajara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 1987