Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

El juicio de la colza

Hamburgo,

Entre quinientas y ochocientas personas murieron en España a causa del síndrome de la colza. Se estima que muchas más morirán. Y más de 25.000 personas muestran los estigmas de la enfermedad. Para los afectados no hay esperanzas de curación. El próximo día 30 comienza el juicio.Una vez contrastadas las diferentes hipótesis acerca del factor desencadenante de la epidemia, no existe la certeza de que lo fuera el aceite adulterado. Los socialistas se comprometieron, en los tiempos en que estaban en la oposición política, a emplear todos los medios para averiguar qué sustancia había envenenado a tantos españoles. Desde que accedieron al poder han hecho lo mismo que sus antecesores: tratar de evitar la aclaración de los detalles del caso. Todo aquel investigador que no siguiera las tesis del aceite era apartado. El que se atrevía a defender otras tesis perdía su empleo. Abogados, médicos, enfermos y periodistas conocieron las presiones de la razón de Estado. Las teorías que contravinieran la verdad oficial eran ocultadas o hurtadas a la opinión pública.

La enfermedad fue denominada síndrome tóxico por aceite de colza adulterado y así se quedó. Todos los esfuerzos de la Administración española se han dedicado a buscar evidencias de apoyo a la tesis del aceite envenenado. Pese al transcurso de los años y de las investigaciones, se sigue sin saber qué sustancia introducida en el aceite desencadenó el envenenamiento.

13 de marzo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 1987