Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo de administración rechaza la desconexión de TVE en Cataluña

Pilar Miró manifestó en Barcelona su desacuerdo con la decisión

El Consejo de Administración de RTVE rechazó ayer por mayoría absoluta de 11 votos a favor, uno en contra y la abstención de la directora general, Pilar Miró, el proyecto de TVE para que el centro de Sant Cugat desconectara durante dos horas diarias, de lunes a viernes, las emisiones estatales de la Segunda Cadena entre las siete de la tarde y las nueve de noche. Pilar Miró, que viajó a Barcelona para firmar la compra del edificio del Grupo Mundo, manifestó su desacuerdo con la decisión adoptada por el consejo. "Mi interpretación de los artículos del Estatuto de RTVE", afirmó, "es distinta de la de los consejeros".

Pilar Miró, que se mostró tensa e intentó hablar con gran cautela ante los periodistas, aseguró que el tema de la desconexión de Sant Cugat, prevista en principio para el próximo 6 de abril, "no está en absoluto cerrado". "El Consejo de Administración ha emitido su opinión y ahora vamos a buscar una solución de otra manera". "Tenemos que estudiar cuál es el futuro inmediato de Sant Cugat y buscar posibles salidas".Miró afirmó que podría imponer su voluntad al Consejo, de Administración de RTVE, pero que "eso no sería conveniente". A preguntas de los periodistas sobre si la decisión del Consejo significa que TVE-2 renuncia en Cataluña a competir con TV-3, Miró dijo que "en estos momentos y a esas horas, sí".

La directora general reconoció que las relaciones entre la dirección general y el consejo no son fáciles y que esta tensión puede haber afectado a la situación de Sant Cugat. "Ha afectado, por ejemplo, en el sentido de fijar una fecha definitiva para el inicio de la desconexión". A preguntas de si los problemas entre dirección general y Consejo de Administración son realmente graves, Miró afirmó que "depende del momento" y que las relaciones "son delicadas".

Respaldo del Gobierno

La directora general afirmó que se siente respaldada por el Gobierno y que la actitud del consejo no significará su dimisión. "De mi dimisión ha hablado todo el mundo menos yo. El trabajo es más complicado de lo que debía ser pero mi voluntad es más fuerte en este sentido".El director de TVE, Jesús Martín, manifestó, asimismo, que los contratos previstos por Sant Cugat -unos 70 entre nuevas incorporaciones y aquellos que pasarían de contrato por programa a contrato temporal- para poder realizar la nueva programación seguirán adelante "porque es un tema que no tiene nada que ver con la desconexión. Existe un gran problema de personal en Sant Cugat, como en los otros centros regionales de TVE, que hemos de solucionar".

El consejo ha argumentado que el proyecto de TVE en Cataluña implicaría, de llevarse a cabo, desvirtuar el carácter estatal de ¡as decisiones de TVE. Los consejeros dejan una puerta abierta al estudio del proyecto una vez que exista un diseño del modelo de televisión que se implante en España.

La votación representa una seria contrariedad para los proyectos de TVE, cuyo director, Jesús Martín, había manifestado recientemente en Barcelona su esperanza de que el centro de Sant Cugat iniciara la prevista desconexión para el próximo 6 de abril. Proyecto y declaraciones que habían sido asumidas y defendidas por la directora general, aunque los consejeros rechazan ahora la existencia de un eventual enfrentamiento o discrepancias entre los vocales socialistas y Pilar Miró. Sólo el socialista catalán Eugeni Girali votó a favor del proyecto de Sant Cugat. Votaron en contra los otros siete vocales socialistas, los tres consejeros de Alianza Popular y el consejero del CDS.

Pilar Miró se trasladó ayer a Barcelona para firmar la compra del edificio del Grupo Mundo que, según manifestó, se llamará a partir de ahora Edificio Europa. La firma se produjo en los locales de La Caixa, entidad hasta ahora propietaria del local.

El edificio, por el que RTVE pagará 600 millones en el período 1987-1988, albergará las diferentes dependencias del Ente RTVE, Radio Nacional y Radiocadena desperdigados ahora por Barcelona, y los servicios informativos de Sant Cugat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1987