Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los operadores centran su atención en la libra esterlina, tras la estabilización del dólar estadounidense

El dólar se recuperó ligeramente al final de la sesión de ayer gracias a los continuos temores a posibles intervenciones de los bancos centrales europeos, haciendo caso omiso de las noticias claramente negativas para la economía de Estados Unidos que se publicaron la semana pasada. No obstante, la jornada transcurrió con muy poca actividad debido a las festividades de carnaval que se celebran en casi toda Europa. Con la nueva estabilidad alcanzada por la divisa norteamericana, según Shearson Lehman / American Express, la atención de los operadores se centra ahora sobre la libra esterlina, que subió fácilmente de 1,5475 dólares a 1,5580 a causa de unos tipos de interés atractivamente altos en el Reino Unido y a las expectativas de un presupuesto muy favorable, que se debe hacer público a mediados de este mes.Ayer se supo que la productividad de la industria norteamericana cayó un 2,2% en el cuarto trimestre de 1986, lo que supone un leve incremento del 0,7% para el conjunto del año. Al mismo tiempo, los gastos de construcción en EE UU aumentaron un 1% en el pasado mes de enero.

Pero no todo fueron malas noticias para la economía estadounidense. Estados Unidos y Japón inician, a partir de hoy, una serie de conversaciones para ver la forma de reducir el desequilibrio comercial entre ambos países. La Administración Reagan desea evitar a toda costa que se implanten las medidas proteccionistas que desea el Congreso y, por ello, está presionando fuertemente a Tokio para que éste tome medidas encaminadas a reducir el tremendo superavit comercial japonés.

Paralelamente, mejoran las cosas en Francia, y ayer el índice CAC de la Bolsa de París alcanzó un nuevo alto histórico, al cerrar a 435,20, tras un alza de 6,10 puntos. Según los operadores, el mercado permanece en buena situación gracias a las esperanzas de un recorte en la tasa de intervención del banco central francés. Igualmente, la estabilidad de los mercados de divisas después del acuerdo monetario del Grupo de los Cinco ha facilitado el retorno de la inversión extranjera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987