Filipinas celebra con fiestas populares y alerta militar el primer aniversario de la democracia

Las celebraciones oficiales del primer aniversario de la democracia filipina, que comenzaron el pasado domingo y culminarán mañana, con una concentración popular, han estado marcadas por renovados rumores de golpe militar y por una orden de alerta roja enviada el domingo a todas las tropas del país para prevenir intentos desestabilizadores. Es la primera alerta roja decretada tras la votación de la nueva Constitución, el 2 de febrero.

Mientras la televisión repite incesantemente las imágenes más espectaculares de la revuelta popular que el 25 de febrero del año pasado acabó con el régimen de Ferdinand Marcos, los servicios de información han extremado sus esfuerzos por detectar nuevos planes para derribar al Gobierno de Corazón Aquino. La semana pasada fue abortada una conspiración que incluía la eliminación del jefe de las Fuerzas Armadas, general Fidel Ramos, sabotajes y ataques militares, que deberían coincidir con el aniversario.

Los festejos populares incluyen bailes populares y una gran concentración mañana, a la que concurrirá la presidenta Corazón Aquino. Se espera que ese día, Aquino proponga a la guerrilla comunista una serie de ventajas materiales si deja las armas.

Funcionarios del Gobierno han advertido que, además del peligro de desestabilización provocada por elementos militares, es posible que la guerrilla intente algunas acciones armadas aprovechando el aniversario.

La caída del régimen de Marcos -quien permanece desde suderrocamiento en Hawai, Estados Unidos- se precipitó el 22 de febrero de 1986 cuando un grupo de militares reformistas se amotinó en apoyo a la formación de un Gobierno provisional encabezado por Corazón Aquino, que se hizo con el poder tres días más tarde.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS