IMPULSOR DEL ARTE 'POP'

Conmoción en Nueva York por la muerte de Warhol

El artista ingresó en el hospital debido a un catarro, superando su aversión a los centros médicos

La inesperada muerte de Andy Warhol, el príncipe del pop-art, ha conmocionado a Nueva York y a los sectores artísticos de Estados Unidos. El equipo médico de New York Hospital-Cornell Medical Center aún no se explica cómo pudo fallar su corazón "cuando su recuperación, después de una operación de vesícula, parecía progresar positivamente", ha declarado Elliot M. Gross, un cargo oficial que ha revisado la evolución física de Warhol hasta el momento del óbito. Ayer, mientras se practicaba la autopsia de Warhol, las más variadas representaciones culturales de Manhattan coincidían en que "Nueva York ha perdido a una de sus celebridades".

Más información
Siete días de enero

El pasado jueves Warhol se fue a tomar una copa a The Tunnel, la discoteca de moda en Nueva York. Al parecer, esta salida le produjo un catarro, y al día siguiente ingresó en el hospital. Tenía piedras en la vesícula y le convencieron de que se operara entonces, ya que estaba allí. El artista no quería ser hospitalizado bajo ningún concepto y mostraba con frecuencia temor ante la sola mención de la posibilidad de ingresar en un centro médico. La muerte de Andy Warhol, ocurrida, según los médicos, "de una forma inusual", no ha estado rodeada por los fantasmas de las drogas y el SIDA, que inevitablemente se asocian con la muerte de las celebridades artísticas estadounidenses. "Andy Warhol murió inesperadamente y su fallecimiento fue una sorpresa porque se trataba de una persona relativamente joven, en aparente buen estado de salud", comentó ayer el doctor Gross.Warhol, de 59 años de edad, tenía sólo dos familiares, sus hermanos John y Paul Warhola, pero tenía una enorme legión de admiradores que le reconocían como al hombre que convirtió el pop-art en gran arte. Leo Castelli, su descubridor y su galerista durante los últimos 23 años, comentó ayer que "Warhol, más que ningún otro artista de las dos últimas décadas, ha influido en las nuevas generaciones de jóvenes creadores". Para Castelli, "de todos los pintores de su generación él es todavía el más influyente, él fue el gurú del pop-art". El artista deja una fortuna estimada en 20 millones de dólares (unos de 2.600 millones de pesetas), tres casas y una colección de arte en la que se incluyen hasta antígüedades griegas.

La muerte de Warhol se produjo a las 6.31 del pasado domingo, y horias después la ciudad estaba ya cubierta de luto, especialmente el Soho y el Village, donde la mayor parte de las galerías de arte colocaron fotografías de Warhol con lazos negros. La imagen inimitable del artista apareció hora tras hora en los informativos de la treintena de cadenas televisivas de Manhattan , y sus latas de sopa, sus coca-colas, sus Marilyn Monroe y sus políticos garabateados con colores sirvieron como un recuerdo póstumo que sin duda permanecerá imperecedero.

La muerte de Warhol ha coincidido con la apertura de la nueva galería de arte moderno del Metropolitan Museum (Met). Allí hay un enorme cuadro -Mao- de Warhol. Durante el domingo, su obra ocupó la atención de los visitantes mucho más que los Picasso, Modigliani o Matisse de otras salas. En el Met se registró la mayor parte de las entrevistas televisivas que pretendían recabar la atención del público sobre lo, que pensaban de la obra de Warhol. Ante el lienzo del líder comunista chino, de unos 15 metros de altitud, con unos colores pastel increíblemente atractivos, muchos de los entrevistados coincidieron en que "el pop-art era Warhol".

La carrera de Warhol se caracterizó, por imágenes relacionadas muy directamente con la vida americana. Su lata de sopas Campbell's, presentada en,1962 en la Ferus Gallery de Los Angeles, fue la imagen más representativa de su trabajo.

Un portavoz del Andy Warhol Estudios explicó ayer a este diario que "aún no se sabe cuándo se celebrará el funeral del artista", y comentó que la Prensa ,"no será invitada al entierro".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS