Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Craxi desmiente haber pactado su relevo con los democristianos

El presidente del Gobierno, Bettino Craxi, ha echado un jarro de agua fría a los democristianos al desmentir la existencia de un presunto pacto firmado el pasado mes de julio por el que a finales de marzo próximo los socialistas deberían ceder a la Democracia Cristiana la jefatura del Gobierno.

Craxi, al responder ayer en el Parlamento a toda una serie de interpelaciones de la oposición sobre problemas del Gobierno, ni siquiera hizo mención el pacto de relevo, o stafetta, como la llaman los itafianos, y se limitó a decir que un, Gobierno responde sólo ante el Parlamento.La Dernocracia Cristiana pidió ayer a Craxi que clarificara, ante la postura que expresan esas afirmaciones, si es posible la continuidad de la actual coalición de Gobierno, integrada por democristianos, socialistas, republicanos, liberales y, socialdemócratas.

En sus declaraciones el primer ministro socialista añadió que si juzga que un Gobierno ha dejado de servir al país, el Parlamento tiene el derecho a votar una moción de censura, del mismo modo que el Ejecutivo tiene derecho de pedir un voto de confianza en una crisis grave. Pero en este momento, prosiguió Craxi, las críticas que se hacen al Gabinete no son tan importantes como para concluir que el Gobierno esté en crisis.

El primer ministro fue más claro todavía el martes en televisión, donde calificó de "abuso" la puesta en circulación de los rumores que han dado por cierta la existencia del citado pacto de relevo.

Por la continuidad

Craxi dio a entender también que, o continúa al frente del Gobierno, o caerá el Gabinete en pleno, lo cual fue interpretado inmediatamente como una indicacion de que el actual jefe del Ejecutivo ve muy difícil que termine pacifilcamente el año que le queda al frente del Gabinete.Por otra parte, Craxi ha afirmado que su partido no quiere que se anticipen las elecciones, pero que, si éstas resultaran indispensables, él mismo defendería su necesidad ante la opinión pública italiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987

Más información

  • El primer ministro, dispuesto a convocar elecciones