Alegre estudia dejar la presidencia de FECSA ante la falta de apoyo de la banca y del resto de eléctricas

Juan Alegre Marcet está reconsiderando seriamente el abandono de la presidencia de FECSA. El propio Alegre ha manifestado a directivos de la compañía, a la Administración y al resto de presidentes del sector que "no querría ser un obstáculo para una eventual salida al saneamiento de la empresa". Con ello daba a entender que había "captado el mensaje" que se derivaba de la reiterada falta de apoyos del resto de compañías eléctricas y de la banca.

Más información

Juan Alegre, según fuentes solventes, podría "poner su cargo a disposición" del consejo de administración de la compañía cuando éste se reuna mañana viernes. Alegre canceló en último extremo la reunión prevista para ayer ante la dificultad surgida para encontrar un sustituto en la presidencia o, en su defecto, un consejero delegado ejecutivo. Según fuentes bancarias, Alegre perdió el apoyo de una parte de sus bancos accionistas el pasado lunes. Previamente, hace ya tres semanas, el mismo ofreció el cargo a Luis Magaña, consejero de la sociedad en representación del Banco Central, que declinó cortesmente el ofrecimiento ante la dificultad familiar de trasladarse a Barcelona.Pero la dimisión de Alegre podría retrasarse por un razón de mero procedimiento. Cuando se reuna mañana el consejo de administración, debe estar ya consensuado el nombre del sustituto o, por, lo menos, del alto ejecutivo que se encargará de negociar con la Administración y con el resto del sector.

El paso de los días sin que se haya desbloqueado la situación de incertidumbre creada por la suspensión de la cotización en bolsa, la crítica reacción de la banca y la exigencia de la administración de un replanteamiento más profundo del saneamiento de la empresa que el presentado por la dirección, han debilitado progresivamente la posición de Alegre. Fuentes del sector consideran que el actual presidente ya no es considerado como "el interlocutor idóneo ni por la Administración ni por la banca, lo que impide la formalización de negociaciones eficaces".

Reparto de títulos

El hecho de que la caída de las cotizaciones eléctricas no se haya producido hasta ayer revela, según los expertos, que la toma de decisiones ha requerido un tiempo mayor por tratarse de unos títulos muy repartidos entre sectores populares, que no siguen el día a día. La suspensión de cotización ha despertado cierta polémica entre quienes califican la medida de "inoportuna y precipitada" y quienes creen que "en cualquier otro país occidental esta decisión ya se habría tomado hace seis meses, desde que trascendieron las perdidas reales de la compañía".

Expertos del sector sostienen que el mayor problema de FECSA no deriva de la necesidad de diferir costes por un valor de 107.000 millones de pesetas en los próximos cinco años, sino en el creciente aumento de su deuda, a causa de los costes financieros, sin que aumente el activo.

Las mismas fuentes consideran necesario desdramatizar la situación. La conveniencia de una quita por parte de la banca privada no debe plantearse como una pérdida insuperable por parte de los acreedores. Estas fuentes señalan que una reducción sustancial de los intereses de sus préstamos sería una alternativa más fácilmente negociable por todas las partes.

La comisión ejecutiva de FECSA, que permaneció reunida durante toda la jornada de ayer, acordó "convocar para dentro de la próxima semana a los representantes de la banca nacional y extranjera e instituciones financieras relacionadas con la sociedad", según un comunicado de la compañía. La comisión propondrá al consejo, de administración, que se reune mañana, "mantener un contacto permanente con el sector a través del presidente de UNESA". "Igualmente" añade el comunicado "entendiendo que la sociedad tiene que aplicar por sí misma su plan de viabilidad, mantenerse permanentemente en contacto con la Administración, que en determinados aspectos, ha mostrado su actitud favorable para buscar una solución a la situación planteada". La comisión señala que en los planes previstos no se contempla un expediente de regulación de empleo.

La comisión ejecutiva está integrada por Juan Alegre, Carlos Ferrer Salat, José Juan Pintó, Luis Magaña, Juan LLopart, Pedro Balaña, Luis Gomis, Enrique Masó y Juan Vives Rodríguez de la Hinojosa.

La confusión que existe en torno al sector eléctrico se ha extendido al resto del mercado, produciendo bajas sectoriales de hasta 17,4 puntos. La psicosis de huída de estos valores que hay entre los inversionistas les ha llevado a registrar bajas al límite, ante el temor a que la inversión extranjera no se limite a las amenazas de cortar los fondos a las eléctricas. Los anuncios de mantenimiento de dividendos apenas han causado impacto entre los inversores, informa Rafael Vidal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de febrero de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50