Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Momentáneo fin a una carrera excéntrica

El acuerdo de la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que suspende por un año al juez Guillermo Forteza, titular del Juzgado número 14 de Instrucción de Valencia, por considerarlo autor de una falta muy grave prevista en el artículo 417-2 de la ley orgánica del Poder Judicial, pone fin momentáneamente a la polémica carrera de un magistrado cuyas actuaciones fueron consideradas excéntricas y merecieron comentarios jocosos, en principio, e indignaron y escandalizaron después cada vez más a la sociedad valenciana.

En los ambientes judiciales valencianos la sanción impuesta por el CGPJ al juez Forteza ha sido calificada como "justa y ejemplar, pero un tanto dura y sorprendente".

Resoluciones revocadas

Si el Consejo General del Poder Judicial confirma la sanción, Guillermo Forteza, de 30 años de edad y de talante ultraconservador, se verá forzado a abandonar un juzgado desde el que ha ejercido un poder que quienes lo han conocido consideraron excesivo de forma unánime.

Desde su sillón de juez, Guillermo Forteza dictó resoluciones que sorprendieron por su dureza y fueron posteriormente revocadas en instancias superiores.

Obsesionado por la moral y las buenas costumbres, Forteza protagonizó una fanática y anacrónica cruzada contra la prostitución y consiguió así el apoyo de los sectores más retrógados de la tolerante sociedad valenciana.

Sin embargo, también tuvo ocasión de recabar el aplauso ocasional de la mayoría de esta sociedad cuando decidió investigar las tramas de corrupción policial.

Cuando se conoció ayer la decisión del Consejo General del Poder Judicial en la Audiencia Territorial de Valencia, convulsionada por este asunto, se produjo una sensación mezcla de alivio y compasión. Nunca antes se había planteado un caso similar y, como dijo otro conocido juez valenciano, "lo ocurrido servirá para que no se repitan casos tan desagradables y dolorosos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1987