Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Vázquez de Solá

Leo en su periódico una entrevísta con Andrés Vázquez de Sola y me entero de que ha sido procesado por unas caricaturas publicadas a raíz de la campaña del referéndum sobre la OTAN. Andrés es un hombre de ese pueblo nuestro sin el cual, como dijo Ortega, nada se habría hecho en España. Y como casi todo quedapor hacer, su protagonismo es algo marginal. Andrés ha sido un luchador antifranquista, por lo que sufrió cárceles y destierro, cosa que ahora no significa nada, o más bien lo contrario.Vázquez de Sola es, por añadidura, un hombre honrado, lo que tal vez signifique aún menos. Es asimismo un artista, un dibujante de talento, lo que tampoco significa ya gran cosa en la España de hoy. Y, para colmo, acaba perseguido a instancias de la casta gobernante, como fue perseguido ayer por una misma casta que se perpetúa y que lo dejó todo atado y bien atado.

¿Qué puedo hacer sino enviarle a través del periódico EL PAÍS un abrazo solidario para contener la náusea que me invade y que, de callarme, haría que acabara arrojandó las entrañas por mi boca?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 1987