Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El expediente abierto al juez Forteza concluye con la imputación de una falta muy grave

El magistrado José Flors Matíes, instructor del expediente disciplinario incoado al juez Guillermo Forteza por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), considera que sólo tres de las seis actuaciones investigadas son sancionables y constitutivas, respectivamente, de una falta muy grave y dos leves. Así consta en el informe que el instructor, una vez concluido el expediente, remitió ayer a la comisión disciplinaria del CGPJ, que decidirá en una próxima reunión qué sanción impone al polémico juez. El fiscal ha discrepa do de esta calificación y restado gravedad a los hechos.

Flors Matíes, que ha eludido reiteradamente informar a la Prensa sobre su labor, considera en su informe final que no cabe sancionar tres de las conductas investigadas. En dos de ellas, el motivo es que las posibles faltas ya han prescrito. En la tercera, porque, aun siendo criticable, se trata de una situación no tipificada como falta en la legislación vigente.El secreto que ha rodeado la instrucción del expediente ha impedido conocer de momento a qué actuaciones del juez Forteza se refieren dichas calificaciones y cuáles han sido las sanciones propuestas por el instructor. La ley orgánica del Poder Judicial castiga las faltas muy graves de jueces y magistrados con suspensión de un mes a un año, traslado forzoso o separación definitiva de la carrera. Las leves, con advertencia o reprensión.

Entre los hechos que en junio pasado motivaron la apertura de este expediente al juez Forteza figuran sus redada contra la prostitución, que supusieron la detención, en condiciones inadecuadas, de unas 100 personas, mujeres sobre todo; los intentos de detención del chófer de un camión que rozó su coche, y del ginecólogo de su esposa, a la que no atendió con la urgencia requerida; el intento de tomar declaración a una juez que le afeó su conducta; el auto de prisión dictado contra una mujer que le tuteó mientras prestaba declaración, y la imputación de un delito de desacato contra dos abogados que le criticaron en un informativo de televisión.

No obstante, el instructor ha apreciado atenuantes al menos en uno de estos hechos: el incidente entre el juez y el ginecólogo. Forteza justificó su actitud en que su esposa, embarazada, presentaba una leve hemorragia, y se alarmó porque había sufrido anteriormente dos abortos espontáneos.

La decisión final sobre el caso Forteza corresponde a la comisión disciplinaria del CGPJ. Una vez recibido el expediente, será nombrado un ponente, que redactará la propuesta definitiva, que será votada no antes de dos semanas. La comisión se basará en la información recopilada, en el informe del instructor y en el del fiscal, que no aprecia ninguna falta muy grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1987