El presidente del Gobierno anuncia el comienzo inmediato de las obras de la Expo 92

Las obras de preparación del recinto de la Exposición Universal de Sevilla en 1992 comenzarán inmediatamente, pese a que aún no ha sido aprobado el plan especial de ordenación del recinto. Así lo anunció ayer en la capital andaluza el presidente del Gobierno, Felipe González, tras mantener una reunión con el comisario de la Expo 92, Manuel Olivencia, y las primeras autoridades regionales y municipales, en la que, según él, se han superado todas las discrepancias. González se mostró satisfecho del ritmo de los trabajos.

En una conferencia de prensa ofrecida en solitario tras la reunión, Felipe González explicó que en ésta, destinada a acelerar los trámites y eliminar posibles obstáculos, se había alcanzado "el mejor acuerdo posible" para que los trabajos sean a la vez útiles para la muestra y para el territorio en que se asentará.González señaló la necesidad de ser flexible para concretar, con los diversos participantes, el contenido de la Expo y diseñar el recinto, de modo que se levanten instalaciones tanto efímeras como permanentes -uno de los principales puntos de discrepancia- y que, al mismo tiempo, sean útiles para Sevilla y Andalucía. "No queremos hacer nada que acabe en 1992 y en 1993 no sepamos qué hacer con ello", afirmó. Según el presidente, el acuerdo alcanzado a este respecto es el mejor posible, ya que tiene en cuenta los dos fines.

También se ha decidido acortar los plazos, de modo que la explanación de los terrenos, para lo que no es preciso ningún trámite, comenzará este mismo mes, pese a que aún se está celebrando el concurso público para la adjudicación. El calendario que se establece permitirá que el 1 de julio próximo estén adjudicadas y comiencen las demás obras, ya con el plan especial aprobado.

Finalmente, el presidente hizo un llamamiento a la sociedad española, en general, y la andaluza, en particular, para que se movilice con vistas a un año que, como 1992, supone "un extraordinario desafío". La Administración central cambiará sus prioridades para acelerar todo lo relacionado con la celebración, pero esto no es el desarrollo, sino la base del mismo.

Más adelante, González admitíó la posibilidad de que los empresarios participen en la Sociedad Estatal que gobierna las inversiones económicas de la Expo.

Discrepancias

El presidente reconoció que ha habido discrepancias "técnicas y de apreciación" sobre los planes de la Expo, pero explicó que "lo mejor no es estar previamente de acuerdo en todo, sino llegar a acuerdos en todo", y que "las discrepancias pueden ser enriquecedoras si se hace el esfuerzo de converger", tal como se ha hecho últimamente.En cuanto a la continuidad de Olivencia, cuestionado por dirigentes socialistas, y especialmente por el secretario de Estado para la Cooperación, Luis Yáñez, González dijo que, mientras sea comisario, tiene el respaldo del Gobierno.

Por el Gobierno andaluz, acudieron su presidente, José Rodríguez de la Borbolla, y el consejero de Obras Públicas, Jaime Montaner, y por el Ayuntamiento de Sevilla lo hicieron el alcalde, Manuel del Valle, y, en algún momento, el delegado de Urbanismo, Francisco Barrionuevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de enero de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50