Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra de nervios entre el PNV y los socialistas vascos ante la negociación

Portavoces del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) mantuvieron ayer una guerra de nervios sobre la continuidad y los resultados de una nueva reunión de ambas fuerzas para intentar llegar a un acuerdo de Gobierno. Dicha reunión estaba previsto que se realizara hoy pero ayer por la tarde ni peneuvistas ni socialistas se habían puesto de acuerdo sobre la hora de la misma. Por su parte, el secretario general de Euskadiko Ezkerra (EE), Kepa Aulestia, criticó el colapso de las negociaciones, que achaca a los intereses particulares de los partidos.

Medios socialistas esperaban en la noche de ayer ponerse en contacto con Juan Ramón Guevara, miembro de la comisión negociadora del PNV, para fijar la hora y el lugar de la reunión conjunta entre ambos partidos, que estaba fijada para hoy desde la semana pasada. Guevara mantenía a lo largo de la tarde una reunión de una de las comisiones técinas de su partido con representantes de Eusko Alkartasuna (EA).

Los protavoces socialistas recalcaban su escepticismo, sin embargo, sobre el resultado de la inminente reunión con los nacionalistas, a partir del escaso avance de las comisiones técnicas de ambos partidos y la polémica desatada tras las declaraciones de Xabier Arzalluz propugnando un pacto con EA. Por su parte, los portavoces nacionalistas hablaban de irresponsabilidad de los socialistas, mientras esperaban la llamada de sus dirigentes. La guerra de nervios entre ambos partidos terminó en las primeras horas de la noche de ayer.

Tensión en el PNV

Por su parte, el Consejo Nacional del PNV se reunió ayer en medio de la tensión en torno a si se producía o no el contacto entre su partido y los socialistas. Al término de la reunión, los portavoces nacionalistas anunciaron que el PNV celebrará su congreso en el próximo mes de mayo de 1987. El PNV no ha realizado un acto similar a un congreso desde 1977, poco después de su salida a la luz pública tras años de vida ilegal.Por su parte, Kepa Aulestia, secretario general de Euskadiko Ezkerra, criticó ayer duramente el colapso producido en los días pasados en las negociaciones para formar Gobierno vasco y afirmó que "esta confusión genera escepticismo, miedos y reticencias incluso en el seno de los propios partidos políticos".

Aulestia declaró que el colapso en las negociaciones no se correspondía con el nivel de acercamiento alcanzado en las reuniones de las comisiones en las que ha estado su partido e insistió en la crítica al PNV, con quien EE ha renunciado a reunirse.

Aulestia afirmó que "es una verguenza que el segundo partido de Euskadi despierte de su letargo de prepotencia a un mes de las elecciones ofreciendo cada día un Gobierno distinto". "Nos han dicho que quieren gobernar", dijo Aulestia, "lo que no han dicho es para qué".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de diciembre de 1986