Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía maneja las hipótesis de venganza y rapto en el caso de la niña asesinada

El hallazgo, el domingo por la tarde, del cadáver de la niña Celina Rodríguez Fernández, de 11 años, secuestrada en Gijón el pasado día 12, no ha permitido desvelar por el momento los móviles del caso. El cadáver, encontrado en un pueblo de León, presentaba signos de que la niña fue violada. El juez que instruye el sumario en Gijón y la policía no descartan que el hecho pueda estar relacionado con una venganza o un ajuste de cuentas entre bandas de contrabandistas, aunque también se investiga sobre la posibilidad de que el secuestro sea obra exclusiva de Valentín Gómez Valledor, amigo de la familia, detenido el pasado día 16 y presunto autor material del rapto, según testigos presenciales.

El padre de la niña, Ricardo Rodríguez Soto, cumple en la actualidad una condena de 28 años en el penal de El Coto, de Gijón, inculpado, junto con otros tres individuos, de la muerte a disparos del presunto contrabandista de tabaco Valentín Güémez Cortázar en enero de 1985.Valentín Güémez llevaba el día de su muerte 21 millones de pesetas, que le fueron robados. El dinero no se ha encontrado aún. El padre de Celina fue acusado de preparar el golpe, aunque no participó directamente en él.

El cadáver de Celina Rodríguez fue hallado el domingo por la tarde en el interior de un edificio en construcción del municipio leonés de Cabrillanes y a unos tres kilómetros de la localidad de Villaseca de Laciana. La niña, que vestía la misma ropa que el día que fue secuestrada, presentaba signos de haber sido violada. La autopsia del cadáver fue realizada ayer en León. Sobre las nueve de la noche los restos mortales de Celina Rodríguez fueron trasladados al depósito de Oviedo.

El entierro se producirá hoy por la tarde en Santianes de Pravia, localidad de la que procede la familia de la madre.

El juez de instrucción número 3 de León, Alfonso Lozano Gutiérrez, de 37 años, encargado del sumario, señaló a este periódico la imposibilidad de facilitar de momento datos sobre la autopsia realizada a la niña, dado el secreto de las actuaciones sumariales, aunque afirmó que el cadáver, que no presentaba signos de descomposición, podía llevar varios días muerta, dadas la bajas temperaturas del lugar donde fue encontrado. Alfonso Lozano tomó ayer por la tarde declaración a la madre de la niña, María Luz Fernández Alba.

El cadáver de Celina fue hallado por el matrimonio compuesto por Luis Miguel García Bruzos y Rosa Apresa, vecinos de la localidad leonesa de Toreno. El matrimonio, se dirigía, en compañía de sus dos hijos, al puerto de Somiedo, y detuvieron el automóvil ante una necesidad fisiológica de la mujer, quien penetró en el edificio -compuesto por tres niveles- y encontró el cuerpo de Celina en el piso intermedio.

Rosa Apresa, de 40 años, dijo ayer a este periódico: "Me pegué un susto que no me acuerdo ni cómo bajé las escaleras. Me tuve que meter en el coche a llorar. Me temblaban las piernas. Mi marido no me creía lo que había visto y pensaba que yo había visto un muñeco". El matrimonio se dirigió al puesto de la Guardia Civil de Villaseca de Laciana, a unos tres kilómetros del lugar, y denunciaron el hallazgo.

Hematomas en el cuello

Según fuentes cercanas a la investigación, el cuerpo de la niña presentaba signos de resistencia y varios hematomas en el cuello, además de estar cubierto por dos trozos de uralita. El juez Alfonso Lozano, que se encontraba de guardia ese día, ordenó el levantamiento del cadáver después de que la madre de la niña identificara el cuerpo.Además de la madre de Celina, tres tías de la niña se trasladaron ayer a León y esperaron en el depósito municipal de cadáveres la realización de la autopsia. Los familiares expresaron, en conversación con este periódico, después de señalar que no querían "saber nada de la prensa", su convicción de que no se trataba de una venganza. "Esto es cosa de un sádico, que de ninguna manera estaba loco; estaba bien cuerdo cuando lo hizo", dijeron los familiares, que no quisieron facilitar sus nombres.

Por otra parte, el juez que instruye el sumario por el secuestro en Gijón, Luis Rola, tomó ayer nuevamente declaración a Gómez Valledor, alias el Argentino, quien, según fuentes próximas a la policía, fue detenido cuando se encontraba en el domicilio familiar de Celina. La autopsia determinará si Gómez Valledor pudo ser el autor de la muerte de la niña, puesto que se encuentra privado de libertad desde cuatro días después del secuestro.

Hallazgo del automóvil

El automóvil que utilizó Gómez Valledor para llevarse a Celina fue localizado ayer en Ponferrada. Se trata de un Citroën 2CV que había sido robado días antes del secuestro en Genestosa (León), cerca del lugar donde fue encontrado el cadáver. El único detenido hasta ahora por este caso, en algunas de sus variadas declaraciones, se ha referido a que llevó a la niña hasta el puerto de Ventana, entre Asturias y León, próximo al lugar donde se halló el cadáver, y allí la entregó a otras personas.Celina Rodríguez tenía un solo hermano, Ricardo, de 12 años. Hoy será enterrada en Santianes de Pravia, localidad de la que procede su madre. Según Efe, el abogado defensor del padre de la niña negociaba ayer la obtención de un permiso temporal para su defendido para que pudiera asistir al entierro de su hija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 1986

Más información

  • El cadáver de Celina Rodríguez presentaba signos de haber sido violada