Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desarrollo autonómico obstaculiza un acuerdo entre los socialistas y el PNV

ÍÑIGO GURRUTXAGA La primera reunión oficial entre representantes del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y del Partido Nacionalista Vasco (PNV) terminó el miércoles sin acuerdos sustanciales. El desarrollo del estatuto de autonomía se convierte en el principal obstáculo para un acuerdo de gobierno entre las formaciones vascas. Sólo Euskadiko Ezkerra (EE) y PSE-PSOE han cerrado un acuerdo programático. El portavoz de la comisión negociadora del PNV, Juan Ramón Guevara, fue especialmente escéptico a la hora de enjuiciar los resultados de la primera conversación oficial entre su partido y los socialistas vascos. "Estamos prácticamente como antes de celebrar la reunión", dijo Guevara.

El candidato socialista a Iendakari, José María Benegas, tampoco dio muestras de entusiasmo al término de la reunión e informó de la creación de tres comisiones mixtas entre ambos partidos. Las comisiones estudiarán los programas de ambas fuerzas políticas en tomo a los problemas industriales, la educación y la organización interna de la comunidad autónoma.Ambos portavoces dejaron entrever que el mayor obstáculo para alcanzar un acuerdo de gobierno entre ambos partidos es el desarrollo autonómico. En este sentido, el PSE-PSOE pretende que las reuniones entre partidos vascos sirvan para establecer un programa para el Ejecutivo autónomo. Los socialistas vascos mediarían posteriormente ante el PSOE y el Gobierno central para allanar el enfrentamiento entre las dos Administraciones, habitual durante los últimos años.

Por su parte, el Partido Nacionalista Vasco pretende llegar a un acuerdo de transferencias y desarrollo autonómico a incluir dentro del programa del futuro Gobierno vasco, que tendría que ser suscrito por los representantes de la Administración central. Los socialistas rechazan este tipo de acuerdo, que arrinconaría el papel institucional de la Comisión Mixta de Transferencias, compuesta por representantes de ambas Administraciones.

Pugna entre nacionalistas

Tras esta concepción del Partido Nacionalista Vasco sobre la naturaleza de la negociación en ciernes se vislumbra también la pugna entre el PNV y Eusko Alkartasuna (EA) por la futura clientela electoral. La inclusión de cualquiera de ambas fuerzas políticas en un Gobierno con presencia socialista ilustraría con nitidez las diferencias entre ambos partidos, procedentes de una misma familia política. Ni PNY ni EA han mostrado hasta el momento diferencias programáticas sustanciales.

Benegas afirma que existen divergencias en torno al desarrollo estatutario con EA, el partido que encabeza Carlos Garaikoetxea, y un acuerdo programático ya acabado con Euskadiko Ezkerra. El acuerdo entre PSE-PSOE y EE es el eje en torno al que los socialistas quisieran formar Gobierno. El rompecabezas político vasco se completa con la negativa de EE a formar un Gobierno tripartito que incluya al, PNV.

La aspiración de EA

El vértigo en el seno del PNV a la hora de abandonar un Gobierno que han monopolizado desde la aprobación del Estatuto de Gernika, y la presumible aspiración de EA a consolidarse como organización política desde los resortes de la Administración son las tensiones básicas de la vida política vasca hasta la constitución del Parlamento en la segunda semana de enero.

Benegas se mostró partidario también de extender un acuerdo sobre educación y cultura, violencia y organización interna de la comunidad autónoma a otras fuerzas parlamentarias, con independencia de su participación en el futuro Ejecutivo vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de diciembre de 1986

Más información

  • Comisiones mixtas negociarán puntos conflictivos