Las autoridades chinas prohíben las manifestaciones en Shanghai

Shanghai, la mayor ciudad de China y la de más tradición revolucionaria, recuperó ayer la calma después de las severas medidas de orden público impuestas por las autoridades, que han prohibido las manifestaciones y han advertido a los estudiantes de los delitos en que pueden incurrir si prosiguen las protestas iniciadas el pasado viernes.Las autoridades compensaron la dureza con el anuncio de que están dispuestos a conversar con los estudiantes sobre las reformas que éstos exigen, pero el movimiento de los últimos días, que pidió abiertamente democracia y libertad, parece desbordar claramente los objetivos de una protesta estudiantil.

El movimiento, que el pasado domingo reunió en Shanghai a cerca de 50.000 personas ante la sede del Gobierno local, ha sido comparado en algunos medios de comunicación chinos con los efectos producidos por la revolución cultural, ocurrida en el decenio 1966-1976.

Páginas 3 y 4 Editorial en la página 12

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS