EL CAMBIO EN LA URSS

Sajarov regresará a Moscú la semana que viene, aunque se desconoce con qué grado de libertad

El físico disidente soviético Andrei Sajarov, de 65 años, regresará a Moscú la próxima semana -según se esperaba ayer-, tras ser liberado en Gorki, adonde había sido desterrado hace siete años. Se desconoce, sin embargo, si el científico estará sometido a algún tipo de restricciones. Efrem Yankelevich, yerno de Sajarov, que vive en Estados Unidos, manifestó que cree que su suegro hará declaraciones públicas a su regreso a la capital soviética, pero añadió que no estaba seguro de hasta qué punto será libre para decir lo que quiera.

Sajarov telefoneó a su familia en Estados Unidos el pasado miércoles tras conocer su próxima liberación. Los familiares del disidente soviético y de su esposa, Elena Bonner, conocieron así la noticia dos días antes del anuncio oficial. La hija de Bonner, Tatiana Yankelevich, que reside en Newton, cerca de Boston (Massachussets, EE UU), dijo que el líder soviético, Mijail Gorbachov, telefoneó el martes a Sajarov (premio Nobel de la Paz en 1975) a Gorki -donde estaba desterrado desde enero de 1980para anunciarle que él y su esposa podían volver a Moscú, sin condiciones.Gorbachov también discutió con Sajarov sobre una carta que éste le había enviado en febrero y en la que pedía un mejor trato para los disidentes en la URSS, señaló Yankelevich. La hija de Elena Bonner precisó que se comprometió entonces a guardar silencio sobre la liberación del matrimonio hasta que se hiciera oficial el viernes.

Las condiciones del premio Nobel de la Paz y de su esposa han mejorado sensiblemente desde la llamada de Gorbachov, según Tatiana. Al parecer, se han retirado los policías que durante casi siete años han hecho guardia 24 horas al día ante la puerta de su apartamento en Gorki, 400 kilómetros al este de Moscú.

La muerte de Marebenko

Tatiana y su marido, que atribuyen la liberación del matrimonío Sajarov en parte a la "publicidad desfavorable" para Moscú originada por la muerte, este mes, del disidente Anatoli Marchenko en la cárcel, no creen que Sajarov y Bonner piensen pedir permiso al Gobierno soviético para emigrar.En Moscú se asegura que Sajarov, guía del movimiento disidente aplastado por el Comité de Seguridad del Estado soviético (KGB) en los setenta, regresará a la capital soviética a mediados de la semana. La decisión de liberar al científico, anunciada el viernes por funcionarios soviéticos, está en relación con los esfuerzos hechos por Gorbachov para proyectar una mejor imagen de los derechos humanos en la URSS, según manifestaron analistas de Moscú.

Todavía ayer era incierto a qué tipo de restricciones, si es que había alguna, tendría que enfrentarse Sajarov tras su regreso a Moscú. Sin embargo, los analistas ven signos de que Gorbachov hará un gran esfuerzo para rehabilitarle. Entre estos signos se cita el hecho de que fuera el líder soviético quien telefoneara a Sajarov para anunciarle su liberación.

Las autoridades soviéticas trataron también de asegurarse un éxito publicitario interior alpresentar con gran relieve la noticia en televisión, con la presencia del viceministro de Exteriores, VIadimir Petrovski, en el momento de anunciar la liberación de Sajarov en una conferencia de prensa.

Por otra parte, y tal como ya le anunció Gorbachov en su entrevista telefónica, Sajarov recibió el viernes la visita del presidente de la Academia de Ciencias de la URSS, Guri Martchuk.

Varios otros importantes disidentes soviéticos han sido puestos en libertad este año, incluido el activista judío en favor de los derechos humanos Anatoli Charanski, en febrero, y la poetisa disidente Irina Ratuchinskaia, que viajó al Reino Unido esta misma semana. Por último, anoche se conoció la noticia de la liberación de otro disidente, el activista de la causa tártaro-crimeana Mustafa Dzemiliov, que se encontraba confinado en un campo de trabajo en Siberia. Dzerniliov ha sido autorizado a regresar a su casa, según informaron amigos de la familia. Este disidente ha pasado cerca de 12 años en la cárcel o en el exilio por promover la causa de su pueblo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de diciembre de 1986.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50