Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición de homenaje al circo reclama atención sobre sus problemas

El Banco de Bilbao exhibe en estos días en su sede central madrileña una exposición en homenaje al circo. En un montaje singular se pretende evocar el ambiente de fiesta de lo que podría ser la manifestación cultural más antigua de la humanidad. Una muestra que llama la atención sobre los graves problemas del sector.

Federico Fellini dijo en una ocasión que en el circo está el origen de todas las formas del espectáculo y las contiene a todas. Potencialmente. La exposición, que presenta obras pictóricas, carteles, fotografías, objetos y bibliografía del circo, pretende además ser marco para una propuesta formal de atención por parte del Ministerio de Cultura para lograr una legislación que proteja al circo español. El catálogo que ha editado el Banco de Bilbao con ocasión de esta muestra refleja este especial interés a través del artículo del abogado Pedro Rocamora. En él se expresa la necesidad de reconocer la naturaleza cultural y pedagógica del circo y la de crear exenciones fiscales para empresarios y artistas en ejercicio de sus actividades.Para ello sería deseable también la colaboración de los poderes autonómicos y municipales en cuanto a la cesión de terrenos dignos, bien comunicados y con infraestructura estable suficiente para la instalación de carpas circenses.

Otro aspecto en el que insiste Rocamora es el de la creación de una escuela nacional de circo y una compañía nacional de circo, además del asesoramiento y asistencia desde la Administración al artista de circo, ya que gran parte de ellos trabaja en constante inseguridad jurídica. Problemas aparte representan, por ejemplo, la escolaridad de los niños del circo y la ausencia de seguridad social para gran parte de artistas y empleados.

En este sentido se ha dado este año ya un paso importante con la formación de la Asociación de Empresarios de Circo, cuya meta principal es precisamente la de conseguir una legislación apropiada a los problemas que presenta este sector, tal como la tienen otros países europeos.

Las actas de defunción del circo se han firmado muchas veces, y en otras tantas ocasiones se le ha visto reaparecer renovado para luego tambalearse y luchar por su estabilidad. La supervivencia del circo en nuestros días es un acto de equilibrismo. El homenaje que el Banco de Bilbao quiere brindar a este espectáculo es también una red. La legislación que proteja al circo se hace esperar, pero esta iniciativa propone una salida.

En el sector de artes plásticas de esta muestra se pueden admirar 10 dibujos, 7 grabados, 33 pinturas y 4 esculturas, entre las que se encuentran obras de Juan Gris, Rafael Zabaleta, Picasso, Lagar, Gutiérrez Solana, Palencia, Guinovart, Albacete y otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1986