Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Jornada tranquila ante el último tramo del ejercicio

La última sesión de la semana ha quedado en tablas al no conseguir imponer su criterio ni papel ni dinero, lo que, según las interpretaciones, tanto puede significar la confirmación de la actual tendencia como su final al confirmarse las noticias que la sustentaron. En conjunto, la sesión no tiene una lectura fácil, ya que algunas realizaciones de beneficios han debido simultanear sus esfuerzos con la cancelación de operaciones a crédito y con la toma de posiciones de cara al próximo mes.Las realizaciones tenían cierta lógica, dado lo abultado de los beneficios acumulados, y la coincidencia de esta jornada con el final del mes ha llevado a desmontar algunas de las operaciones a crédito que vienen arrastrándose desde hace semanas y que difícilmente recuperarán los niveles a que se efectuaron. En cuanto a la toma de posiciones, es debida a la creencia, cada vez más extendida, de que la actual coyuntura es la menos mala de las posibles, lo que con un poco de buena voluntad se convierte en una de las más aceptables. Este cambio de opinión es debido a los últimos esfuerzos realizados por el Ministerio de Economía para controlar la subida de los precios, y que ha tenido cierto éxito, con lo que el próximo ejercicio empieza a verse con un tinte más claro del que tenía hace tan sólo tres semanas.

La caída de los tipos de interés de los bonos del Estado y la cantidad de dinero que se ha tratado de dirigir hacia ellos ha llevado al convencimiento de que los tipos de interés de la renta fija van a bajar de una manera real en los meses venideros. Si a esto se le añade la ausencia del aliciente fiscal con que todavía cuentan estas emisiones, parece fácil deducir una entrada de dinero en la renta variable, aunque será lenta y muy distribuida a lo largo del ejercicio.

Al mismo tiempo, las declaraciones del ministro de Economía sobre sus expectativas de cerrar el año con una tasa de inflación inferior al 9% han hecho mejorar algo el ambiente, y ello a pesar de la desviación de los datos reales con respecto a las previsiones que hizo para el mes de septiembre y que provocaron un retroceso importante de las cotizaciones.

La evolución de los precios fue irregular, dado el grado de diferenciación a que se vieron sometidos los distintos sectores del mercado, y así, mientras que banca y grupos industriales se mantenían al alza, las eléctricas y un par de monopolios acusaron la acumulación de plusvalías de las sesiones anteriores. Los valores eléctricos mantuvieron también un comportamiento desigual, con diversos altibajos que al final causaron una baja de 1,27 puntos en su índice particular.

Telefónica también registró la presencia de algunas realizaciones de beneficios, algo lógico si se tiene en cuenta que había sumado casi 30 enteros en menos de dos semanas. Aun así, el recorte ha sido muy pequeño y permite mantener las posiciones con cierta tranquilidad. Los 20 enteros que cedió Tabacalera fueron la otra nota negativa de la jornada, imponiéndose en los demás sectores los avances.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986