Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco municipios retirarán los pararrayos radiactivos

La Asociación Ecologista de Defensa de la Naturaleza (Aedenat) y cinco municipios desnuclearizados de la región regidos por alcaldes comunistas (Arganda del Rey, Ciempozuelos, Coslada, Pinto y San Fernando de Henares) han iniciado una campaña de información sobre los pararrayos radiactivos. En la región existen varios miles de estos dispositivos. Su retirada u homologación como instalación radiactiva está regulada por un decreto del 13 de junio de este año.

El Ministerio de Industria y Energía sólo ha -recibido hasta -el momento "varias peticiones aisladas" para retirar estos aparatos, según señaló ayer un portavoz de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa). La ley concede el plazo de un año para la contratación de la retirada de pararrayos radiactivos.A falta de un censo oficial, el Consejo de Seguridad Nuclear estima que el número de pararrayos radiactivos en toda España es superior a 15.000. Para Aedenat, esta cifra "se queda corta" y calcula que sólo en Madrid existen cerca de 7.000 dispositivos. Enresa rebaja el número a unos 4.500 en toda la región.

Riesgos de contaminación

Estos aparatos son fácilmente distinguibles por los cabezales redondos que incorporan material radiactivo. Los pararrayos son peligrosos si se manipulan directamente. También existe el riesgo de un deterioro del cabezal por factores climatológicos o por su vertido de forma incontrolada, con riesgos de contaminación radiactiva.Las cinco poblaciones madrileñas que participan en la campaña de información al público están elaborando censos de pararrayos radiactivos. Esta labor se complementa con la difusión a los vecinos de cuadernillos explicativos.

Los citados ayuntamientos estudian la posibilidad de subvencionar la retirada de estos dispositivos. La ley prevé que los gastos de este complejo proceso corran por cuenta de los titulares de los pararrayos. Aedenat critica este último punto, "ya que el elevado coste de la retirada puede provocar un efecto contrario al perseguido: el vertido incontrolado de estos materiales". La asociación lamenta que el decreto "conceda el plazo de un año para contratar la retirada, pero no dé una fecha terminante para hacerla efectiva".

Los pararrayos radiactivos son habituales en los edificios de reciente construcción, entre ellos los de enseñanza. Aedenat ha remitido a los centros escolares una carta en la que se indican los trámites que seguir. El primer paso es enviar sendas misivas, en solicitud de información, al CSN y a Enresa.

La Dirección General de la Energía inició una campaña de información sobre los pararrayos radiactivos poco después de publicarse el decreto que prevé su retirada.

Sin embargo, dos meses depués de iniciada la campaña no había llegado ninguna solicitud de retirada. Para principios del próximo año está prevista la realización de una nueva campaña oficial de divulgación.

Por otra parte, el próximo viernes concluye el plazo de licitación para las empresas que, debidamente autorizadas, aspiren a realizar el traslado de los pararrayos mediante subcontratos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1986

Más información

  • Aedenat divulga información sobre los aparatos