Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Viento en popa a toda vela

El valenciano Miquel Gil, el madrileño Javier Bergia, el canario, Javier Moreno y la aragonesa María José Hernández cerraron el II Encuentro de Canción de Autor que anualmente organiza la Delegación de la Juventud del Ministerio de Cultura. Junto a ellos actuaron Javier Batanero, ganador de la convocatoria del año anterior, y Luis Pastor, un veterano que puso una inmejorable guinda a un pastel ciertamente sabroso. Juntos demostraron que la canción de autor va viento en popa y a toda vela por los enturbiados mares de la música española, pese a los vientos en contra que a veces soplan demasiado fuertes. Variedad de estilos, madurez creeativa, dominio del lenguaje de la canción y excelentes envolturas sonoras les caracterizan.Miquel Gil ha sido durante 10 años integrante del grupo de raíz folclórica Al Tall. Su trabajo actual continúa y profundiza el realizado con el grupo en el sentido de encontrar un lenguaje musical moderno, que parte de una raíz mediterránea y utiliza con originalidad y sin convencionalismos la electrónica y la tecnología. Su actuación, llena de fuerza y creatividad, es una inmejorable tarjeta de presentación.

Miquel Gil, Javier Bergia, Javier Moreno, María José Hernández y Javier Batanero

II Encuentro de Canción de Autor para Jóvenes Intérpretes. Teatro Asuán. Jaén. Sábado 22 de noviembre.

Alegría de neófito

Javier Bergia es una revelación reciente que se confirma como una fuerte personalidad artística. Unas canciones perfectamente escritas que se expresan a través de una arrolladora presencia en escena y una voz de acusada personalidad son las bazas que juega con la precisión de un tahúr y la alegría de un neófito.Javier Moreno lleva largo tiempo realizando en Canarias una obra tan interesante e influyente en las islas como desconocida fuera de ellas. Siempre dentro de grupos, ésta es su presentación como solista, y en ella ha mostrado una obra madura, de canciones inspiradas y férreamente construidas, a la que dan forma un buen grupo de músicos y unos arreglos imaginativos.

La aragonesa María José Hernández, de 20 años, una voz sorprendente, unas canciones de notable solidez y una presencia en escena atractiva a más no poder, fue la auténtica sorpresa del encuentro. La indefinición de estilo y el carácter todavía adolescente de algunas de sus composiciones parecen nimiedades frente al futuro que se deja presentir ante su trabajo.

Javier Batanero posee un estilo directo y comunicativo en escena, una voz rica y matizada y unas condiciones innatas de cantante y compositor. En los dos últimos años viene un realizando un trabajo cada vez más perfecto Y afinado.Cuajó una actuación impecable y cargada de fuerza que le sitúa a la cabeza de la lista de jóvenes cantautores. Lista que en este encuentro ha salido notablemente reforzada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 1986