_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Algunas mejoras selectas despiertan expectación

Las discretas mejoras registradas ayer en los mercados de valores suponen un importante respiro, ya que se han producido en un momento muy delicado, con el índice general del mercado madrileño a punto de traspasar del 170%, punto fijado como margen máximo para la caída de los precios. Esta recuperación ha supuesto una sorpresa para la mayoría de los asistentes que no esperaban un ambiente así a estas alturas.No obstante, antes de lanzar las campanas al vuelo será conveniente que los interesados analicen detenidamente el contenido de esta pequeña subida, basada en muy pocos valores, pero que tienen mucho peso en la elaboración del índice general. El único dato realmente positivo con que cuenta el mercado es el incremento registrado en el volumen de contratación, y ello a pesar del retroceso que ha sufrido el sector bancario. Algo más de 6.000 millones de pesetas efectivas con un mercado sin expectativas indican que algunos precios han llegado a un nivel óptimo para reponer algunas carteras.

Por otra parte, las operaciones a crédito dan fe del grado de desorientación que padecen los inversionistas, pues compras y ventas, sin llegar a unas cifras importantes, han rivalizado por llevar la iniciativa. El mayor número de ventas realizadas, tanto al cierre de la semana anterior como al inicio de ésta, es un claro reflejo del ambiente que se respira en el parqué, pero que ayer se puso en duda.

La sesión comenzó con signo vendedor, con un sector eléctrico que no consigue despertar confianza y que ha entrado en una fase en la que los altibajos son su actividad principal. Sin embargo, la situación fue a mejor a medida que avanzaba la mañana, aunque dentro de un proceso claramente selectivo, con algunos valores de primera fila registrando subidas al límite. Estas mejoras se concentraron fundamentalmente en tres secrores, químico, comunicaciones y varios. El avance más destacado fue sin duda el de Telefónica, que con más de siete enteros le dio a la sesión un cambio radical.

La estabilidad del sector bancario esconde otra vez situaciones muy diferentes, pues papel y dinero mostraron un equilibrio que distaba mucho de ser real. Seis de los siete grandes mostraron pequeños saldos compradores que fueron anulados por los más de 55.000 títulos a la venta que registró el Central. Lo corto del exceso de oferta se tradujo en un par de avances de ocho y 15 enteros, siendo las repeticiones el resultado que más se prodigó. La retirada del papel ha sido la clave de esta mejoría en la situtación del sector bancario, pues el volumen negociado ha experimentado un incremento de 36.000 títulos, que podría haber sido superior de mantenerse la presión del papel.

El ambiente al cierre acusaba cierta expectación, al tiempo que se mantenían casi todas las dudas de días atrás sobre el futuro a corto y medio plazo, pues los vaivenes bruscos no gozan de demasiada confianza, sobre todo después de haber atravesado una racha como la actual, en la que las pérdidas han sido abundantes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_