Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finaliza el monolítico congreso de los comunistas albaneses

El Partido del Trabajo albanés (comunista) concluyó ayer su IX Congreso, el primero después de la muerte del líder Enver Hoxha, con la reelección de Ramiz Alia como primer secretario. El buró político ha sido ampliado en tres miembros, hasta 13. El congreso eligió también al nuevo comité central, de 85 miembros, y aprobó el plan quinquenal para 1986-1990.

Delegados encorbatados llegados de todo el país danzaron sin luto excesivo, mezclados entre grupos de folclor campesino, a la puerta del nuevo Palacio de Congresos, ante el que una masa selecta gritaba: "Enver, partido". Ningún periodista extranjero obtuvo visado de entrada en Albania. Este periódico siguió algunos actos por televisión, desde la zona limítrofe en Yugoslavia.Ramiz Alia, sucesor de Hoxha, presentó ante este IX Congreso un informe más pragmático, mesurado y breve que Enver Hoxha hace cinco años. Alia prefiere referirse a "la política exterior de nuestro partido y Estado" y no simplemente al partido como Hoxha hacía, no sin dejar de afirmar que Albania nunca restablecerá relaciones diplomáticas con Moscú ni con Washington, ni retornará al Pacto de Varsovia que abandonó en 1968.

Subrayó en su intervención de 213 páginas que Albania tiene vocación europea y relegó a muy segundo plano anteriores profesiones tercermundistas. Ramiz Alia, que durante la transición española puso verde a Carrillo por aceptar la monarquía y su bandera, felicitó hace unas semanas en la fiesta nacional a don Juan Carlos y, ante este congreso, elogió el restablecimiento de las relaciones hispano-albanesas.

Nexhmije, viuda de Enver, de otoñal belleza, mantuvo durante la sesión inaugural una mirada absorta en el pasado. Después de este congreso se verá si sube, baja o continúa instalada en su puesto de presidenta del Frente Democrático albanés, organización de masas anexa al estalinista Partido del Trabajo. En vida de su marido, Nexhmije no dio muestras de excesivo deseo de protagonismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986

Más información

  • Reelección de Ramiz Alia al frente del partido y el Estado