Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La finca 'Valero' fue expropiada por tener un trabajador menos de lo establecido

La Junta de Extremadura expropió la finca Valero, propiedad de Rocío Falcó, marquesa de Berandevilla, por tener contratado un trabajador menos de lo establecido en el Plan de Explotación y Mejora, elaborado conforme a la ley de Fincas Manifiestamente Mejorables.

"El plan", dijo el consejero de Agricultura en una comparecencia ante la comisión correspondiente de la asamblea, "fija en seis el número de obreros que deben trabajar en la finca. En el momento de firmar el decreto de expropiación solamente había cinco personas contratadas, por lo que se está incumpliendo la ley, aunque el resto de las indicaciones en relación con cultivos, cabezas de ganado, cerramientos y charca se haya puesto en práctica".El Grupo Popular, presente en la comisión, después de escuchar las afirmaciones del consejero, acusó a la Junta de actuar demagógicamente faltando a la seriedad y al rigor que requiere un proceso de reforma agraria en la región, al que no se oponen.

El decreto de la expropiación de la finca Valero, situada en Torrejón el Rubio (Cáceres) -casi 4.000 hectáreas de secano-, se publicó el 17 de junio pasado, junto con otros dos decretos de expropiación de las fincas El Verdugal y Las Aguijuelas. Los propietarios recurrieron ante la Audiencia Territorial de Cáceres alegando indefensión, y consiguieron un fallo favorable el 21 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986