Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Albor pierde la confianza de la mayoría de los parlamentarios de Coalición Popular

ENVIADO ESPECIALLa mayoría de los diputados de Coalición Popular en el Parlamento gallego mostró ayer a Gerardo Fernández Albor que ya no cuenta con su confianza como presidente de la Xunta de Galicia. Veinticuatro horas después de que los nueve consejeros integrantes del Gobierno gallego, dimitiesen de sus cargos, en un intento de que su iniciativa fuese secundada por el presidente, 21 de los 29 parlamentarios asistentes a una reunión celebrada en un hotel de Santiago de Compostela se pronunciaron a favor de comprobar en una votación el apoyo con que contaba Fernández Albor en el Grupo Parlamentario de la Coalición Popular (CP). El ruego expreso del presidente gallego evitó que se llevase a cabo dicha votación.

MÁS INFORMACIÓN

Al término de la reunión de los parlamentarios gallegos de Coalición Popular, representantes de Alianza Popular, del Partido Demócrata Popular, del Partido Liberal y de Centristas de Galicia, integrantes todos ellos de CP, manifestaron sus reproches a la persistencia de Fernández Albor en permanecer al frente de la Xunta y pretender, como les confirmó en la reunión, formar un nuevo gobierno autonómico.La iniciativa de Fernández Albor de designar nuevos consejeros es muy difícil que prospere en el Parlamento regional a juzgar por la versión dada por José Luis Barreiro, ex vicepresidente de la Xunta y promotor de la dimisión colectiva de todos los consejeros, quien aseguró que "el Grupo Parlamentario votará unido" en las propuestas que se le hagan. Para subrayar esta cohesión entre los partidos integrantes de la coalición, Barreiro compareció en una conferencia de prensa, al término de la reunión del Grupo Parlamentario -a las 23.00 horas de ayer-, acompañado de los portavoces de AP, PDP, PL y Centristas de Galicia. Fernández Albor, por su parte, abandonó precipitadamente el hotel donde había tenido lugar el encuentro y se limitó a calificarlo como una mera "reunión informativa en la que no debía haber votaciones".

En sus primeros comentarios ante los periodistas, José Luis Barreiro señaló que la mayoría de los intervinientes en el debate registrado en el Grupo Parlamentario expresó a Fernández Albor su preocupación por la "gravísima situación creada por la dimisión de los nueve consejeros". El ex vicepresidente de la Xunta eludió anticipar la actitud que adoptará el Grupo Popular en caso de que Fernández Albor insista en nombrar nuevos consejeros y se limitó a comentar que, "si esa hipotética propuesta se hace, el Grupo Parlamentario se reunirá para analizarla".

Barreiro confirmó que continuará como secretario general de AP de Galicia, así como de portavoz de la coalición conservadora. "Seguiré fiel a mi partido y a todas mis responsabilidades", insistió. Si bien declaró que no quería aventurar si propondrá su candidatura para la presidencia de la Xunta, admitió: "No me asutaría participar en una salida a esta situación".

El ex vicepresidente de la Xunta dejó en manos de Fernández Albor la adopción de las próximas iniciativas políticas para salir de esta crisis, a la vez que se declaró ajeno a la duración que ésta pueda tener y resaltó su identificación con Manuel Fraga y su agradecimiento al todavía presidente de la Xunta.

Fernández Albor tanteó al sector conservador de Coalición Galega, fuerza que cuenta con seis diputados en el Parlamento regional, para obtener su apoyo con vistas a un nuevo equipo de gobierno presidido por él y en el que, al parecer, estaba dispuesto a incluir a algún representante de dicho sector.

El presidente de la Xunta firmó ayer, según fuentes de la Secretaría General del Gobierno gallego, los decretos de cese del vicepresidente, José Luis Barreiro, y de los consejeros de Ordenación del Territorio, Javier Suárez Vence; de Educación, Víctor Vázquez Portomeñe, y de Agricultura, Fernando Garrido Valenzuela, pero no así de los restantes consejeros que le habían presentado la dimisión el pasado jueves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1986

Más información

  • El presidente de la Xunta pidió que no se le sometiese a una votación