La policía detiene a una quinta persona por el atraco con rehenes ocurrido en Barcelona

Una quinta persona, cuya identidad no, ha sido facilitada, fue detenida ayer por su presunta relación con el atraco con rehenes ocurrido el viernes en una sucursal del Banco de Sabadell situada en la calle de la Cruz Cubierta de Barcelona. Los otros cuatro implicados son los asaltantes -Juan Miguel Molina Burgos, Domingo Antonio Pensado Alvarez y Julia Rivero Juez- y otro hombre, Manuel Cuevas Valenzuela, que, según la policía, alquiló el piso que ocupaban los atracadores. El director de la sucursal, Antoni Jávea, uno de los 11 rehenes (y no 12 como apuntaban las primeras informaciones) liberados por los Grupos Especiales Operativos (GEO), internado al haber sufrido un choque nervioso durante el atraco, fue dado de alta ayer.

Durante el registro efectuado al piso de los atracadores, la policía intervino dos millones y medio de pesetas en efectivo, un talonario, varias tarjetas de identidad y de crédito, ropa de camuflaje y un revólver. Otras tres armas, dos pistolas y un revólver, utilizadas por los atracadores durante el asalto, también fueron intervenidas.La vivienda, situada en la quinta puerta del piso once del edificio número 31 de la avenida del Jordán, en el barrio del Valle de Hebrón, en Barcelona, fue alquilada por Manuel Cuevas Valenzuela, que ya fue detenido el viernes. La policía detuvo ayer a otra persona que al parecer residía en el piso: "Podría ser un cómplice, pero, por el momento, su vinculación con el caso no está determinada", informaron fuentes policiales a primera hora de la tarde.

A esa hora, los dos asaltantes que el viernes, tras la actuación de los GEO, fueron conducidos al hospital del Mar bajo los efectos del síndrome de abstinencia, habían sido dados de alta y se encontraban en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona. Ambos son toxicómanos, igual que la mujer que participó en el asalto, y todos ellos tienen antecedentes delictivos, según la versión policial.

Juan Miguel Molina Burgos, de 26 años, considerado como "muy peligroso", se fugó en marzo de la cárcel de Lérida-2, aprovechando un permiso. Domingo Pensado Álvarez, de 29 años, salió de la misma forma de la prisión de Badajoz en julio de 1985. Los dos tienen antecedentes por robo a mano armada, atraco y tráfico de droga.

La mujer, Julia Rivero Juez, de 25 años, también tiene antecedentes por delitos de prostitución, tráfico de droga y atraco, informó la policía.

Según explicó ayer uno de los rehenes, los momentos de mayor tensión se produjeron a partir de las siete de la tarde. A esa hora, uno de los asaltantes, que "se hacía llamar Roberto", exigió, visiblemente alterado, la droga que había solicitado a la policía. Poco después, le trajeron "un paquete, se inyectó y se calmó un poco", precisó el testigo.

El asalto, que se prolongó durante 10 horas, finalizó con la intervención de los GEO, que liberaron a los 11 rehenes (cuatro empleados y siete clientes), -y no 12 como se afirmó ayer que quedaban en el interior del establecimiento. Al producirse el atraco quedaron en la oficina bancaria 15 rehenes (6 empleados y 9 clientes). Una hora y media después fueron liberadas dos clientas y una empleada, y ya avanzada la tarde otro empleado logró escapar de la sucursal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción