Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La visita de Lusinchi rompe un período de distanciamiento entre Venezuela y España

El presidente de Venezuela, el socialdemócrata Jaime Lusinchi, comienza hoy en España una visita oficial en la que primarán los contenidos económicos, dado el volumen de los recursos venezolanos y sus intercambios potenciales con España. La visita de Lusinchi, según medios diplomáticos españoles, debe suponer la revitalización de las relaciones entre los dos países, que en los últimos años se han mantenido en un discreto nivel, sin visitas bilaterales de alto rango, e incluso con un cierto distanciamiento mutuo.

En el aspecto político, es previsible que por parte española se profundice en la especial importancia que Venezuela tiene en, el mundo latinoamericano, y más concretamente en el área de Centroamérica. Después de mantener contactos con el rey Juan Carlos y con el presidente del Gobierno, Felipe González, Lusinchi iniciará una visita privada a las islas Canarias.Venezuela forma parte del Grupo de Contadora -junto a México, Panamá y Colombia- y ha sido tradicionalmente un país pionero en los diferentes proyectos de integración, tales como el Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y el Pacto Andino.

En el terreno económico, durante el viaje del presidente venezolano se espera un replanteamiento de las relaciones comerciales y de cooperación entre los dos países, después del fracaso de algunos proyectos faraónicos del pasado, como el ambicioso plan de instalar una fábrica de camiones Pegaso en Venezuela para abastecer a todos los países del Pacto Andino y en directa competencia con los fabricantes norteamericanos que dominaban tradicionalmente el sector transporte en el área.

El fracaso del proyecto Pegaso, gestado en 1978 durante los Gobiernos de Adolfo Suárez y de Carlos Andrés Pérez, coincidió con la estrepitosa derrota del candidato socialdemócrata Luis Piñerúa -considerado por Madrid como claro caballo ganador- y la llegada al poder del democristiano Luis Herrera Campins, quien cambió la política económica de su antecesor, enterrando varios proyectos industriales españoles, además del de Pegaso, como el de la construcción de un ferrocarril entre Ciudad Gauyana y San Juan de los Morros, y unos astilleros en Paraguana.

Durante el Gobierno de Herrera Campins, las relaciones entre los dos países se mantuvieron en un plano de discreta frialdad, ambiente que prácticamente continúa, y que, según los medios políticos y diplomáticos consultados, se desea superar con ocasión de este viaje del presidente Lusinchi.

El presidente venezolano llega a Madrid esta mañana y será recibido por los Reyes de España, quienes a mediodía le ofrecerán un almuerzo privado en su residencia del palacio de la Zarzuela, y por la noche le obsequiarán con una cena de gala en el Palacio Real. Mañana, Lusinchi se entrevistará con el presidente del Gobierno, Felipe González, y será homenajeado por el Ayuntamiento de Madrid.

También mañana, el presidente venezolano visitará el Congreso de los Diputados, donde se le entregará la medalla de la Cámara y habrá un intercambio de discursos políticos. El miércoles, Lusinchi se entrevistará con representantes del mundo sindical, de la patronal CEOE y de las Cámaras de Comercio; por la tarde visitará el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) y la Oficina de Educación Iberoamericana. Coincidiendo con la estancia del presidente, los ministros de Exteriores de ambos países mantendrán varias entrevistas y presidirán las comisiones técnicas que elaboren futuros proyectos de colaboración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de octubre de 1986