Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el primer ministro marroquí, Karim Lamrani, por motivos de salud

El rey Hassan II de Marruecos aceptó ayer la renuncia al cargo de su primer ministro, Mohamed Karim Lamrani, en el curso de una audiencia celebrada a última hora de la mañana en el palacio real de Rabat. Lamrani, de 67 años y jefe del Gobierno marroquí desde noviembre de 1983, alegó para su petición "motivos de salud".Hassan II no había revelado anoche el nombre del sustituto de Lamrani, si bien al frente del Gobierno ha quedado, de forma interina, el viceprimer ministro y ministro de Educación Nacional, Azzedine Laraki.

La salida de Lamrani del Gobierno marroquí apenas ha causado sorpresa en medios políticos del país, ya que desde hace algún tiempo se venía especulando con su dimisión y relevo en el cargo a causa de una enfermedad, al parecer ocular, que le ha imposibilitado en el último año ejercerlo de forma continuada. En ese tiempo ha tenido largos períodos de reposo y ha realizado viajes continuos al extranjero para su tratamiento.

Esta situación obligó al rey Hassan II a nombrar, en marzo último, un viceprimer ministro, cargo que recayó en el titular de Educación, que desde entonces ocupó de forma interina en varias ocasiones la jefatura del Gobierno. En Marruecos no se ponen en duda las razones de salud dadas por Lamrani en su dimisión, aunque, sin embargo, ha sido confirmado como director de la Oficina Cherifiana de Fosfatos, cargo que ejercía simultáneamente con la jefatura del Gobierno.

Mayor protagonisino

La enfermedad y las ausencias continuas de Lamrani han permitido en los últimos meses, pese a la función de interino realizada por Laraki, que algunos ministros del Gabinete asumieran mayor protagonismo dentro del Gobierno y en relación con el palacio real, como ha ocurrido en los casos de Abdelatif Filali, titular de Asuntos Exteriores, y Driss Basri, responsable de Interior e Información; curiosamente, son los dos únicos miembros del Ejecutivo que estuvieron presentes, por parte marroquí, en las conversaciones que mantuvieron en Ifrán, el pasado julio, el soberano alauí y el primer ministro israelí, Simón Peres.Lamrani, sin adscripción política, dirige una coalición gubernamental en la que actualmente están ausente los nacionalistas del partido Istiqlal y la izquierda socialista y está considerado como un gestor del área económica. Cuando tuvo acceso al cargo, en 1983, fue definido por el periódico oficial, Le Matin du Sahara, como "un hombre de acción".

En medios políticos marroquíes se asegura que Lamrani deja en el Gobierno una doble vacante, la del hombre de la economía y la de primer ministro. Pese a que son muchos los nombres que suenan en las últimas horas como posibles sustitutos de Lamrani, entre ellos el del viceprimer ministro Laraki, fuentes oficiales aseguraron anoche a este corresponsal: "No hay nada decidido". Y agregaron que se trata de una decisión real "que se conocerá en su debido momento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de septiembre de 1986