LA CORRUPCIÓN POLICIAL

La huida misteriosa

El atraco al taller de joyería situado en el quinto piso del inmueble número 16 de la calle madrileña de Atocha, el 18 de junio de 1984, concluyó con la muerte de dos de los tres atracadores a manos de inspectores del grupo primero de la Brigada Regional de Policía Judicial de Madrid. Los policías esperaban en el portal la salida de los asaltantes, de cuyas intenciones habían sospechado al verles casualmente entrar, según la versión oficial.Sin embargo nadie se explica cómo uno de los tres asaltantes, y justamente el que llevaba la gran parte del botín, logró eludir el cerco policial. Un testigo presencial declaró a este periódico el día del atraco que los policías conocían los planes de los asaltantes, según le había manifestado uno de los inspectores. Al día siguiente, los medios de comunicación, entre ellos EL PAÍS, recogieron ampliamente la información de la muerte de los dos atracadores a manos de la policía.

Más información
Una brigada bajo sospecha
Los inspectores mataron al 'tercer hombre' cuando iba solo en un coche, un mes después del asalto
Del Río afirma que la supuesta red de corrupción está siendo desmantelada

Los tres asaltantes mostraron al propietario del taller de joyería, situado en el quinto piso del inmueble, unos documentos que les acreditaban como representantes de una empresa de extintores de incendios.

Una vez dentro del piso, sacaron sus armas y robaron unos 40 muestrarios de joyas, valorados en unos 25 millones de pesetas. En ese momento se oyó el sonido de una sirena policial.

Los atracadores huyeron inmediatamente y en la puerta eran esperados por varios inspectores de policía.

Se produjo un tiroteo y resultaron muertos Pablo Parodo Ruiz, de 18 años, y Feliciano Martín de Paredes, de 39, ambos con antecedentes por robos y atracos.

Al lado de sus cadáveres se encontraban sólo cuatro de los cuarenta muestrarios de joyas robados. El tercero de los atracadores desapareció misteriosamente. La policía, según la versión oficial, no llegó a ver al tercer atracador y tuvo conocimiento de su existencia por las declaraciones de las víctimas del asalto.

Fotografías

La revista Interviú publicó el 27 de agosto pasado un reportaje fotográfico sobre el atraco a la joyería de la calle de Atocha.

El reportaje era presentado por el semanario con el siguiente texto: "Un atraco a una joyería se convirtió en un trampa mortal para dos atracadores, que fueron rnuertos a tiros por policías de la Brigada Antiatracos implicados en el asalto al Banesto y en la desaparición de El Nani. Interviú publica esta secuencia inédita, realizada en junio de 1984, donde aparece fotografiada una acción de características similares con la que, según declaraciones sumariales, pretendían eliminar al amigo de El Nani, Ángel Manzano".

Este periódico desconoce la presencia de Ángel Manzano en ese lugar y sí conoce en cambio la de un tercer asaltante que eludió el cerco policial.

En las fotografías puede verse al comisario Francisco Javier Fernández Álvarez, jefe de los grupos antiatracos de la Brigada Regional de Policía Judicial de Madrid, supuestamente implicado en la desaparición de Santiago Corella, el Nani.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS