Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escritor Daniel Sueiro falleció a los 55 años

El narrador y periodista Daniel Sueiro falleció en la madrugada de ayer en Madrid, a los 55 años, víctima de un cáncer. Había sido operado dos veces en fechas recientes. El escritor deja esposa y tres hijos.Entre las obras de Daniel Sueiro figuran La criba (editada por Seix Barral en 1961); La noche más caliente (Plaza Janés, 1965), Solo de moto (Alfaguara, 1967), Corte de corteza, (Alfaguara, 1979), Estos son tus hermanos (Ediciones Era, México, 1965).

Para algunos críticos, la parte más importante de la obra de Sueiro se encuentra en sus relatos. Con Los conspiradores (que apareció en la editorial Taurus en 1964), Daniel Sueiro obtuvo el Premio Nacional de Literatura.

Otros relatos conocidos suyos son La rebusca y otras desgracias, Toda la semana, Servicio de navaja y El cuidado de las manos, donde se cuenta la historia de un hombre que logra seducir al fin a la mujer de su vida, largo tiempo anhelada, y estropea la historia al hacerle una carrera en la media.

Con El día en que subió y subió la marea se hizo acreedor a una Hucha de Oro en el certamen de cuentos de las Cajas de Ahorro. "El cuento y la literatura en general no son rentables en España", dijo Sueiro a raíz de recibir este último premio.

El cine

En la obra de Daniel Sueiro se inspiraron varios directores españoles para algunas de sus más conocidas películas. Entre otros, Carlos Saura, con su primer filme, Los golfos; Mario Camus, con Los farsantes; Juan Antonio Bardem, cuyo filme El puente es un guión del escritor, y Basilio Martín Patino, que en Queridísimos verdugos se inspiró en el libro de Sueiro Los verdugos españoles. "Siempre me piden guiones a partir de narraciones mías", dijo Sueiro en una ocasión. "El cine, para mí, es una serie de oportunidades intermitentes, pero la base de mis guiones es literaria".Sueiro fue además autor de investigaciones históricas como La verdadera historia del Valle de los Caídos e Historias del franquismo. Según testimonio de amigos suyos, era un hombre en apariencia distante, por tímido, pero con un gran sentido del humor, como demuestra su obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de septiembre de 1986