Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo de los Seis se propone acabar con las pruebas nucleares

El objetivo principal del llamado Grupo de los Seis, que ayer inició sus reuniones en Ixtapa (México), es interrumpir las pruebas nucleares y llegar a un tratado para su prohibición definitiva. Al encuentro asisten el presidente mexicano, Miguel de la Madrid; el de Argentina, Raúl Alfonsín; los primeros ministros de Suecia, Ingvar Carlsson; de Grecia, Andreas Papandreu, y de la India, Rajiv Gandhi, y el ex presidente de Tanzania Julius Nyerere.

En una conferencia de prensa, en la noche del martes, el primer ministro sueco, Ingvar Carlsson, aseguró que "ya ha pasado la época en que las superpotencias, la Unión Soviética y Estados Unidos, podían decidir por sí solas acerca de la política de armas nucleares".A lo largo de la reunión de Carlsson con los periodistas, el terna al que más referencias hizo el político sueco fue el de la verificación de las pruebas nucleares, el control realizado por una instancia neutral, como el Grupo de los Seis. Según Carlsson, "el problema de la verificación, en realidad, no lo es. Existen soluciones técnicas para poder hacer una verificación, y en el grupo de los cinco continentes hemos dicho que estamos dispuestos a colaborar en este sentido". El primer ministro sueco añadió: "Contamos con los conocimientos técnicos, tenemos la capacidad para hacer aportaciones importantes en este sentido. Lo que hace falta es una decisión política".

Respecto a este problema de la verificación, el Grupo de los Seis dirigió el pasado 28 de febrero una carta al presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, y al secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov. En la carta, que lleva la firma del asesinado primer ministro sueco, Olof Palme, los seis se ofrecían a "coadyuvar a la verificación de cualquier suspensión de ensayos nucleares con el objeto de disipar las dudas que pudieran surgir en relación con el cumplimiento y las eventuales violaciones de un acuerdo sobre la moratoria".

"Dicha asistencia podría incluir tanto inspecciones in situ como actividades de supervisión, las cuales podrían llevarse a cabo en sus territorios o en los de nuestros países".

Carlsson insistió en que en la actual reunión de los seis en Ixtapa se debe insistir en la oferta de verificación. "Creo que debemos explotar la posibilidad de tener sistemas de satélites para la comunicación", dijo. "Por medio de las imágenes del satélite se puede ver claramente si se está trabajando, si hay actividad alrededor de los lugares en donde se hacen pruebas nucleares. Esto es algo de lo que podemos usar en nuestras conversaciones sobre el proceso de verificación, y existen expertos en nuestros países sobre este tema".

El canciller de la República Federal de Alemania (RFA), Helmut Kohl, ha dirigido a los presidentes Alfonsín y De la Madrid sendas cartas en las que expresa su apoyo a las propuestas de desarme. En ellas puede leerse que "también el Gobierno federal aboga, al igual que lo hicieron los seis jefes de Estado y de Gobierno en la declaración de Nueva Delhi, por la suspensión de las pruebas nucleares a la mayor brevedad posible".

Helmut Kohl considera que "el problema capital sigue residiendo en el control fiable de la interrupción de las pruebas nucleares".

Para el primer ministro sueco, la reunión de Ixtapa debe también "profundizar más en el problema de detener la militarización del espacio exterior". La cuestión que flota sobre la reunión de Ixtapa es la de la repercusión que pueden tener sus conclusiones y hasta qué punto las dos superpotencias harán caso a las resoluciones de este grupo de políticos independientes y neutrales. Carlsson dijo que "las personas de todos los continentes han cobrado conciencia de su derecho a participar en el proceso de la toma de decisiones, que no tienen que cruzarse de brazos a esperar las decisiones de Estados Unidos o de la Unión Soviética, sino que tienen derecho a participar y exigir el respeto por su vida".

Al margen de las reuniones plenarias de los seis, que concluyen hoy en Ixtapa con una declaración conjunta, el encuentro sirvió para toda una serie de entrevistas bilaterales entre ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 1986