Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Gobierno pasará sus vacaciones exclusivamente en el coto de Doñana

El presidente del Gobierno pasará en el coto de Doñana los días que se tome de vacaciones en el mes de agosto. Felipe González, que regresó ayer junto a su familia a Huelva, después de entrevistarse en Madrid con el ministro delegado para la Seguridad en Francia, Robert Pandraud, dará por terminado su período vacacional el día 20. En esa fecha se reincorporará al palacio de la Moncloa para preparar el Consejo de Ministros del día 22, si bien es posible que todavía aproveche algunos fines de semana para trasladarse al lugar en que se encuentre su familia. El secretario del presidente del Gobierno, Julio Feo, aseguró ayer que González no veraneará en Mallorca y confirmó que el vicepresidente ha alquilado un chalé en Menorca.

El jefe del Ejecutivo ha esperado hasta el último momento para tomar una decisión definitiva sobre el lugar donde disfrutar junto a su familia de un período continuado de descanso, que dio por iniciado ayer, si bien desde la Semana Santa tanto Carmen Romero como los tres hijos del matrimonio -que por esas fechas ya estuvieron unos días en el Coto de Doñana- habían mostrado su preferencia por veranear en Andalucia.Los más próximos colaboradores del presidente del Gobierno no han olvidado todavía su disgusto por la negativa del Gobierno balear, formado por Coalición Popular, a aprobar el proyecto arquitectónico -"especialmente armónico con el paisaje circundante", subrayan- para convertir en residencia de descanso de la Presidencia del Gobierno la Casa del capitán -denominada así por ser la vivienda militar de un oficial de las Fuerzas Armadas- en la finca que posee el Ministerio de Defensa en Cabo Pinar (Mallorca).

El enojo se debe, según Julio Feo, a que dicho emplazamiento reúne casi todas las condiciones para alojar al presidente del Gobierno en unas condiciones que los colaboradores de Felipe González consideran óptimas: es un terreno propiedad del Estado, de difícil acceso para fotógrafos y periodistas, se halla al lado del mar -lo que satisface una afición personal del líder socialista- y el enclave geográfico supone por sí mismo una garantía de seguridad.

El fracaso del proyecto hizo que el arquitecto Pere Nicolau ofreciera su chalé en Andraitx al presidente, que, después de la recomendación de Alfonso Guerra, tras su estancia en la Semana Santa de 1985, aceptó la invitación. Según el secretario del presidente, el Coto de Doñana reúne también algunas de las condiciones citadas para ser un lugar idóneo para el descanso.

Vigilancia

Felipe González llegó de nuevo al mediodía de ayer al parque nacional a bordo de un helicóptero de las Fuerzas Aéreas, según informa Juan Carlos Alvaro. La familia González, y el propio presidente, se instaló el pasado día 1 en el palacio de Doñana, uno de los cuatro inmuebles situados en el corazón del coto.El servicio de seguridad, formado en su mayoría por miembros de la Guardia Civil, se aloja en Matalascañas, donde, según fuentes del palacio de la Moncloa, tiene reservadas 17 habitaciones.

Durante la estancia del presidente en el Coto de Doñana permanece atracado para su posible uso el yate Ferroca, propiedad de un alto cargo de la empresa Dragados y Construcciones. El barco fue reparado y reformado -se le instaló un radar- días antes en el puerto de Punta Umbría. Las mejoras costaron 150.000 pesetas.

Además del vicepresidente del Gobierno, que habitualmente se turna con el jefe del Ejecutivo en el disfrute de las vacaciones, ayer seis ministros continuaban en sus despachos. Tras reincorporarse a su trabajo el día 20, González se trasladará el día 28 a Nuremberg (República Federal de Alemania) para pronunciar un discurso en el congreso federal del Partido Socialdemócrata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 1986

Más información

  • Felipe González dará por terminado su descanso el próximo día 20