El saneamiento de las antiguas aseguradoras de Rumasa ha costado 4.000 millones

El saneamiento de las antiguas aseguradoras de Rumasa, Minerva, Atlas y Unión Condal, que fueron adquiridas por la también aseguradora Caser, propiedad al 100% de las cajas de ahorro, ha exigido unas aportaciones en los dos últimos años del orden. de los 4.000 millones de pesetas. De esta cantidad, unos 1.700 millones fueron aportados por la Dirección General del Patrimonio, según lo estipulado en el contrato de venta, en concepto de afloración de pasivos ocultos.Caser aportó directamente más de 1.200 millones de pesetas para reforzar las garantías financieras, reabsorber pérdidas anteriores y recomponer el equilibrio económico de las compañías, lo que supuso, entre otras cosas, proceder a operaciones de acordeón y, posteriores ampliaciones de capital por unos 1.000 millones de pesetas. Por otra parte, Caser invirtió cerca de 700 millones de pesetas en sustituir la antigua cartera de estas sociedades, compuestas en su mayoría por valores de Rumasa, por otros más rentables.

Esta política seguida en los dos últimos años ha permitido, según confirmó ayer el consejero delegado de Caser, Eloy Estévez, reducir de forma considerable las pérdidas de las tres filiales. En 1985, el déficit de Minerva se elevó a 148 millones de pesetas, mientras que Atlas perdía 53 millones y Unión Condal cerca de 73 millones.

Venta de Atlas

Asimismo, Eloy Estévez informó de la venta, el pasado 8 de julio, de Atlas a la compañía de capital francés Paternal-Sica. El consejero delegado de Caser justificó esta venta -legalmente válida, ya que se ha superado el compromiso adquirido en el momento de la compra de mantener la posesión de las acciones durante dos años- en el hecho de que Atlas no encajaba dentro de los planes del grupo Caser y "no por que compráramos para sanear y posteriormente hacer negocio".Por su parte, Antonio Reina, consejero delegado de Minerva, manifestó que se había aprovechado una oportunidad, ya que la idea inicial era la de integrar Atlas en Minerva. De hecho, Caser había transferido ya la propiedad de las acciones de Atlas a su filial Minerva en el precio de 261,7 millones de pesetas. La venta se cerró en un precio superior a esta cantidad, que no quiso ser desvelado por los vendedores, que lo ubicaron, no obstante, en una ancha banda desde los 300 a los 600 millones de pesetas.

El grupo Caser, que integra además de las tres filiales rnencionadas a Intercaser, registró unos ingresos totales en 1985 del orden de los 20.000 millones de pesetas. Caser registró unos beneficios de 402 millones e Intercaser, especializada en fondos para adquisición de pensiones, 91,3 millones de pesetas. Según Eloy Estévez, el grupo podría llegar a ingresar en el presente ejercicio entre 35.000 y 40.000 millones de pesetas. En el primer semestre los ingresos se acercaban a los 12.000 millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS