El Ejecutivo vasco critica la actitud del PSOE ante la crisis nacionalista

El Gobierno vasco manifestó ayer que está "harto" de la actuación oportunista" del Partido Socialista de Euskadi en torno a la crisis del Partido Nacionalista Vasco y reiteró que el conflicto interno del PNV no afecta ni a la labor del Ejecutivo ni a las instituciones vascas."El Gobierno vasco ha considerado hasta hoy con sorpresa la actitud del partido socialista ante la crisis, pero ya tenemos que manifestar nuestro hartazgo y denunciar la actuación oportunista del PSOE, que, mientras por una parte insulta y denuncia al Ejecutivo, por otra afirma que intenta ayudar", manifestó ayer en Vitoria el portavoz Eugenio Ibarzabal.

La ejecutiva del PSOE en Euskadi ha reiterado en los últimos días que apoyará al Gabinete dentro del marco estipulado por el pacto de legislatura suscrito entre socialistas y el Gobierno vasco.

Ibarzabal afirmó ayer que la crisis no es ni de Gobierno ni afecta a las instituciones del País Vasco y añadió que la voluntad del Gabinete presidido por José Antonio Ardanza es seguir gobernando hasta el final de la legislatura. Ibarzabal remachó que la actitud socialista responde a "un mero oportunismo y a una falta absoluta de responsabilidad".

Por otra parte, el sector oficial del Partido Nacionalista Vasco ha rechazado una propuesta de negociación con la oposición interna que encabeza Carlos Garaikoetxea a través de una comisión de hombres buenos designados por cada parte, argumentando que se trataría de una solución al margen de los estatutos, según declaró ayer José María Otxoa, secretario de la ejecutiva de Vizcaya, según informa Victorino R. de Azúa.

La iniciativa de la oferta de diálogo fue atribuida por Xabier Arzalluz, presidente de la ejecutiva nacional, a Sabin Zubiri, un histórico militante y dirigente del partido durante la clandestinidad, alineado en la crisis actual con Garaikoetxea.

"Una salvajada más"

Por otro lado, el Gobierno vasco considera que el atentado perpetrado el pasado lunes en Madrid, que costó la vida a nueve guardias civiles, constituye "un atentado más y, en consecuencia, una salvajada más", según afirmó ayer el portavoz del ejecutivo autónomo, Eugenio Ibarzabal. Tras expresar la solidaridad del Gobierno vasco con las víctimas del atentado, Ibarzabal dijo: "Anunciamos que en ningún caso el Gobierno vasco va a cambiar de actitud ni alterar un ápice su trayectoria en lo que hace referencia al terrorismo".Cinco guardias civiles de las 22 personas que permanecen ingresadas por las heridas que sufrieron en el atentado del lunes continúan en estado muy grave.

El número Miguel Ángel Dorado Castellanos ha sufrido una complicación al descender su nivel de consciencia y continúa muy grave, al igual que Juan Ignacio Calvo Guerrero.

En muy grave estado están también Juan Izquierdo Sánchez y Javier Esteban Plaza. En el hospital Provincial, Ángel de la Higuera López continúa en estado muy grave.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS