Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abogada del 'etarra' afirma, que su cliente se encuentra en "total indefensión"

La abogada de Txomin Iturbe Abasolo, Christianne Fando, declaró ayer desde San Juan de Luz (País Vasco francés) que la situación de su cliente es de "total indefensión" porque casi tres días después de su expulsión del territorio del país vecino ninguna fuente oficial ha confirmado el hecho ni ha, explicado su fundamento legal.- Fando informó que Iturbe no había entrado en contacto telefónico con su familia a media tarde de ayer. "Evidentemente, porque no le dejan hacerlo ' , como antes no le permitieron tampoco hablar conmigo desde que fue excarcelado de la prisión de Gradignan", afirmó.. "Tengo la, intención de presentar un recurso legal", añadió la abogada, "pero no puedo hacerlo mientras no se me confirme oficialmente la noticia. An tes de recurrir tengo que conocer quién y por qué ha dado la orden, de deportación y si se trata de una decisión adoptada ahora o de una orden antigua que se ha aplicado en este momento".

"Para empezar a trabajar añadió Fando, "tengo que saber qué es lo que le han aplicado y oficialmente no sé ni dónde se encuentra".

Preguntada a qué puede deberse que el Ministerio del Inte rior francés no haya confirma do oficialmente la expulsión de Iturbe, que se produjo el sábado por la noche, la abogada francesa del dirigente de ETA dijo: "Eso mismo me gustaría saber a mí".

"Hemos hecho infinidad de gestiones ante todo tipo de instaricias y la única respuesta que obtengo es que no hay nadie o que no saben nada de este asunto. En este caso, el Ministerio del Interior es como si no existiera", manifestó Christíanne Fando.

Informaciones sorprendentes

La letrada consideró asimismo "muy sorprendentes" las ínformacíones procedentes de la República de Gabón según las cuales la estancia de Iturbe en este país sería temporal.

"Si se deseaba darle la opción de elegir su residencia definitiva", dijo Fando, "lo lógico hubiera sido hacerlo en París, antes de expulsarle, y no cuando ya se encuentra en Libreville".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1986