Los pescadores vascos deciden bloquear la frontera con Francia y las importaciones de pescado comunitario

Los pescadores vascos, "desesperados" ante la falta, de acuerdo en Bruselas sobre el acceso a la zona V111c del golfo de Vizcaya, acordaron ayer en Ondárroa bloquear la frontera hispano-francesa, quemar camiones con pesca de países comunitarios e interceptar todo el comercio de pescado. Una delegación de los pescadores vascos y miembros del departamento de Pesca del Gobierno autónomo se entrevistaron en la tarde de ayer en Madrid con el secretario general de Pesca, Miguel Oliver, y hoy esperan hacerlo con el ministro de Trabajo, Joaquín Almunia, en busca de ayuda para las 5.000 familias afectadas.

La Secretaría General de Pesca intenta convencer a los representantes de los pescadores de la necesidad de presentar tina postura común en la mesa de negociaciones para evitar que Francia pueda rehusar el diálogo con el argumento de que el sector no comparte las tesis del Gobierno. Además, es imprescindible evitar nuevas posturas de fuerza que darían al traste con la negociación. Para hoy, está previsto un nuevo contacto de: la Secretaría General de Pesca con una delegación de los pescadores cántabros, también afectados por la negativa francesa a que los pesqueros españoles faenen en el caladero de Eskote.Los representantes de las cofradías vizcaína y guipuzcoana, Antón Garay y José Ramón Urbieta, señalaron: "Ya que dicen que el problema del caladero de Eskote es político; aquí, Felipe se tiene que mojar". Ante la presencia de buques de guerra franceses en la zona, que ha aumentado dos unidades más; a las cuatro que han permanecido durante días atrás, los pescadores pidieron medidas duras por parte del Gobierno español. "Queremos que se soliciten las licencias de pese a a los barcos franceses, y si éstos, se saltan las normas, pedimos apresamientos y sanciones. Es decir, que pongan también buques de guerra, y no lanchas, para detectarlos".

La indignación entre los pescadores vascos y cántabros por el fracaso de la reunión de Bruselas ha partido, según señalaron a este periódico, "de las promesas incumplidas. Nosotros desbloqueamos la frontera porque tanto el cónsul francés como el gobernador civil de Guipúzcoa y otros miembros de la Administración nos prometieron que el conflicto se resolvería sin dilación, y ello no ha sido así". En Bruselas, donde se reunieron el pasado lunes representantes de las administraciones francesa y española y de la Comisión Europea, Francia exigió contrapartidas para la pesca de altura para ceder ante el conflicto del caladero de Eskote.

Tanto el portavoz del Ejecutivo vasco, Eugenio Ibarzábal, como el asesor de Pesca, Alex Otaegui, criticaron el resultado de la sesión de Bruselas. "Francia se ha limitado a hacer chantaje con otros problemas pesqueros de otra índole", dijeron.

Otra de las duras medidas que se estudia adoptar entre los pescadores vascos será la "acción impopular", según reconoció Antón Garay, presidente de la Cofradía de Pescadores de Vizcaya, "de verter gasóleo en las playas vasco-francesas, si no se vislumbra algún tipo de ayuda para nosotros".

También los pescadores vascos tuvieron duras palabras para el comisario español en la CE, Manuel Marín, "que ni siquiera nos saludó en Bruselas y no asumió su responsabilidad, en el sentido de que de este conflicto se derivan problemas sociales".

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS